• Fue cesado tras el escándalo de su director de policía; oficialmente se dijo que dimitió.

Odilón Larios Nava.- Este martes Facundo Rosas Rosas dejó de ser el titular de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSP). Fue cesado – oficialmente se dijo que renunció – tras escándalo por vínculos de sus mandos policiales con bandas dedicadas al robo de hidrocarburo, e incluso con el delito de robo de vehículo.
Estuvo en el cargo dos años y tres meses, llegó a sustituir a Ardelio Vargas Fosado quien actualmente es el titular del Instituto Nacional de Migración. Durante el periodo que estuvo a cargo de la SSP enfrentó diversas manifestaciones por parte de los uniformados a su cargo, por anomalías que iban desde el tipo administrativo, hasta abusos por parte de los mandos medios.
Sin duda las dos crisis que marcaron su estancia en Puebla fue el caso Chalchihuapan, donde en un operativo fallido efectuado el 9 de julio del 2014, el niño José Luis Tehuatlie Tamayo, de 13 años de edad, perdió la vida al ser impactado por un cilindro de gas lacrimógeno lanzado por la policía estatal al mando de Facundo Rosas Rosas.
Increíblemente, pese a las recomendaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), el Gobierno del Estado lo mantuvo en el cargo, haciendo caso omiso a las recomendaciones del ombudsman en turno.
Sin embargo un año después, Facundo Rosas Rosas, se vio inmerso en un nuevo escándalo, en este caso el Director General de la Policía Estatal, Marco Antonio Estrada López, un hombre directamente designado por él, y el Jefe del Grupo de Operaciones Especiales Tomás Méndez Lozano, fueron sorprendidos resguardando camionetas y tomas clandestinas de una banda de “chupaductos” que opera en la región de Tepeaca.
La Procuraduría General de la República (PGR) lleva a cabo las investigaciones del caso y los dos, ahora, ex funcionarios de la Policía Estatal, enfrentan un proceso ante las autoridades federales.
Lo anterior causó suspicacias en diferentes sectores, no sólo en el periodístico, también en los círculos políticos y empresariales, sobre la posible vinculación del ahora ex secretario de seguridad pública con los actos cometidos por los que eran sus subalternos directos.
Es así como este martes el Gobernador del Estado, Rafael Moreno Valle Rosas, anunció cambios en su gabinete. Desde ese momento se comenzó a especular con la salida de Rosas Rosas, no fue hasta la noche cuando la Secretaría General de Gobierno (SGG) confirmó la “renuncia” de Facundo Rosas.

EL PARTE OFICIAL

Este martes, el Gobernador del Estado de Puebla, Rafael Moreno Valle Rosas, aceptó la renuncia del Secretario de Seguridad Pública del Estado, Facundo Rosas Rosas.
“Facundo Rosas Rosas agradeció la confianza depositada por el Gobernador del Estado de Puebla y manifestó que decidió separarse del cargo con la finalidad de que las investigaciones que se llevan a cabo por parte de la Procuraduría General de la República y la Procuraduría General de Justicia del Estado, sobre los hechos acontecidos el 15 de julio en el municipio de Tepeaca, queden esclarecidas sin duda de parcialidad alguna; siendo un convencido de que el estado de derecho, la transparencia y las instituciones son las que deben prevalecer por encima de cualquier coyuntura”, reza el boletín oficial.
Como encargado de despacho fue nombrado Zeferino Juan Sánchez Zarza, actual Subsecretario de Inteligencia e Investigación de la Secretaría de Seguridad Pública. Cabe señalar que tras la salida de Ardelio Vargas, Sánchez Zarza también fue encargado de despacho por algunos meses.
Juan Sánchez, se ha desempeñado como funcionario público desde el inicio de esta administración y cuenta con una trayectoria de más de 30 años en materia de seguridad pública y nacional.
“Sánchez Zarza ocupó cargos en el CISEN, ha sido asesor de la Comisión de Defensa Nacional de la Cámara de Diputados en el LXI LEGISLATURA; encargado del Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (CENAPI-PGR); coordinador General de Análisis contra la Delincuencia (CENAPI-PGR), Director General de
Análisis de la Coordinación de Inteligencia para la Prevención de la Policía Federal Preventiva, entre otros cargos. Además ya fungió como encargado del despacho de la SSP por espacio de 3 meses durante 2013”.

NO SE DESCARTAN OTROS CAMBIOS EN LA SSP

Luego del cese de Facundo Rosas Rosas, se prevé que a otros de los mandos medios actuales de la SSP se les solicite su renuncia, ya que son gente que directamente está relacionada con el ahora exsecretario.
Tal es el caso de la Yazmín Márquez Rodríguez, Directora General de Centros de Reinserción Social del Estado (CERESOS) cuya capacidad al frente de ese cargo ha sido cuestionada en diversas ocasiones. Márquez Rodríguez fue una de las protegidas por Facundo Rosas Rosas, pues la nombró encargada de CERESOS apenas la echaron de la Secretaría de Seguridad Pública de San Andrés Cholula al inicio del actual trienio.
Junto con ella labora un funcionario que arrastra acusaciones de vínculos con la delincuencia organizada cuando laboraba en otras entidades del país, como Acapulco y Tabasco. Se trata de Israel Luna Adame, Director de Supervisión de Establecimientos de Reclusión, a quien en diversas ocasiones se le ha señalado como el hombre que maneja la corrupción en los CERESOS de Puebla.
Cabe recordar también que fue Facundo Rosas, quien trajo a laborar a Puebla a Alejandro Santizo Méndez, actual titular de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal de la capital poblana, y al director de policía municipal Paulo César Quiroz Martínez. También forma parte de su círculo cercano el actual comisario de la Policía Federal, José Adalberto Barrales.
Por si fuera poco, como parte de su estrategia de trabajo, Rosas Rosas, se encargó de “sugerir” a la mayoría de los Secretarios y Directores de Seguridad Pública en la mayoría de los municipios de la entidad Poblana. De esta manera mantenía bajo su control directo la mayor parte de las corporaciones policiales de la entidad poblana.
Por todo lo anterior no se descarta que esta nueva designación traiga aparejada una marea de cambios en mandos medios de la SSP, e incluso en otras corporaciones donde Rosas Rosas había colocados a sus hombres de confianza.