• Un campesino encontró el cuerpo al presentarse a laborar en sus tierras.
• Se trata de una mujer de aproximadamente 25 años, quien está en calidad de desconocida.

Odilón Larios Nava. – Hallan muerta en Cuacnopalan a una joven que fue secuestrada en Tecamachalco a inicios de esta se mana. Su cadáver fue hallado degollado y enterrado en campos de cultivo pegados al cerro de Cuacnopalan, en el municipio de Palmar de Bravo. Se trata de una mujer de aproximadamente 25 años, su familia pagó cerca de 200 mil pesos de rescate a los plagiarios, pero éstos la privaron de la vida.
Según fuentes policiales, los familiares interpusieron la denuncia en la Fiscalía de Secuestros y Delitos de Alto Impacto (FISDAI), y estos comenzaron las investigaciones del caso.
El cuerpo fue descubierto por un campesino llegó a trabajar por la mañana de este jueves y se percató de que había tierra removida, y alguien, o algo, enterrado. Después las autoridades hicieron el levantamiento del cuerpo y se confirmó que se trataba de una mujer de aproximadamente 25 años, quien presumiblemente fue degollada.
El campesino al llegar a sus tierras de labor se percató de lo anterior y acudió con las autoridades municipales, se solicitó que fueran a inspeccionar y percatarse si lo que estaba enterrado era un animal o un cuerpo humano.
Los uniformados del municipio de Palmar de Bravo – al cual pertenece la junta auxiliar de Cuacnopalan – acudieron al llamado ciudadano y confirmaron que lo que estaba bajo tierra era un cuerpo humano. Procedieron a colocar el cordón de seguridad y solicitaron la presencia de las autoridades ministeriales de Tecamachalco.
Las autoridades ministeriales efectuaron las diligencias del levantamiento del cadáver, durante esas acciones confirmaron que se trata de un cuerpo del sexo femenino, de aproximadamente 25 años. Aunque oficialmente la fémina se encuentra en calidad de desconocida, fuentes policiales indicaron que se trata de la joven mujer que a inicios de esta semana fue secuestrada en Tecamachalco.
Durante el levantamiento del cuerpo las autoridades encontraron que el cadáver de la joven mujer tenía amarradas las manos a la espalda, una mordaza a la altura del cuello y presentaba un corte en el cuello, es decir que fue degollada con un objeto punzocortante.
Como señas particulares la mujer portaba un pantalón de mezclilla color azul, una blusa color guinda y calcetas color blanco.
Se presume que la joven fue asesinada por sus plagiarios a quienes pudo haber reconocido y para evitar que los acusara ante las autoridades la privaron de la vida. Hasta el cierre de esta edición la Fiscalía General del Estado (FGE), no había emitido algún comunicado al respecto.