El Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, expresó que el reconocimiento, la defensa y la promoción de los derechos fundamentales, así como la vigencia plena del Estado democrático de derecho, son las únicas vías para lograr la justicia, tanto para los individuos como para la sociedad.
Subrayó que la labor de las y los defensores civiles de derechos humanos es realizada con entrega, convicción humanista, entereza, valor y amor por México, por lo que debe ser valorada por las instituciones y por el resto de la sociedad. Destacó que la mayor parte de los avances sustantivos que se han dado en nuestro país en el ámbito de los derechos fundamentales, no se podrían entender sin su participación, así como la de las organizaciones sociales.
“Este trabajo rinde frutos. Hoy reconocemos a todas y todos los que defienden y promueven los derechos humanos en nuestro país, cuando otorgamos a Consuelo Gloria Morales Elizondo el Premio Nacional de Derechos Humanos 2015, y concedemos una mención honorífica a Sandra Jiménez Loza por su trabajo, compromiso y trayectoria destacada”, apuntó.
Mencionó la trayectoria y la labor llevada a cabo desde hace más de 22 años por Consuelo Morales en la atención de personas desaparecidas, sobre todo en el Estado de Nuevo León, “así como en el ámbito penitenciario, la cual ha servido de inspiración y ejemplo para muchas personas, y coadyuvado con resultados muy concretos para atender y aliviar el dolor y la desesperanza de muchas mexicanas y mexicanos que han sido víctimas de abusos de poder o para quienes la justicia sólo ha sido una aspiración”.
Del mismo modo, reconoció a Sandra Jiménez Loza, “quien además de construir un testimonio de vida y un ejemplo de lo que la voluntad, el deseo de lucha y la determinación pueden lograr con su trabajo en favor de la niñez y adolescencia de México, ha contribuido a visibilizar y atender la situación que enfrenta un gran número de niñas, niños y adolescentes derivada de la trata de personas, la inseguridad, la violencia, la exclusión, la falta de una educación de calidad, de oportunidades, y de un efectivo acceso a la justicia”.