• El Ministerio Público demostró que había elementos suficientes para detenerlo y presumir su participación en la desaparición de Mara Fernanda Castilla Miranda.

Odilón Larios Nava.- Fue legal la detención de Ricardo Alexis, conductor de Cabify, señalado de haber privado de la libertad a Mara Fernanda Castilla Miranda, la estudiante de la Facultad de Ciencias Políticas de la UPAEP, así lo decretó el Juez de Control.
Dicha autoridad casi al término de la audiencia, cuando el Ministerio Público hacía la formulación de imputación, se percató que los abogados defensores tienen desconocimiento técnico del Sistema de Justicia Penal Adversarial, y privilegiando los derechos del acusado, los relevó del cargo. Decretó un receso de 10 horas para continuar con la parte final de la audiencia, una vez que el imputado cuente con una nueva y adecuada defensa.
Hasta el cierre de esta edición no se había fijado la hora en la que sería reanudada la audiencia, para culminar con la formulación de imputación. No se descartó que ésta pudiera realizarse la mañana de este viernes.

EL MINISTERIO PÚBLICO HIZO EXTENSA EXPOSICIÓN DEL CASO

Ante el Juez de Control, el Ministerio Público demostró que había elementos suficientes para considerar la existencia de un hecho con apariencia de delito y que existe una línea clara de vinculación, de dicho delito, con Ricardo Alexis, el conductor de Cabify, imputado por la privación ilegal de Mara Fernanda Castilla.
Para demostrar que fue legal la detención, el Ministerio Público expuso como está conformado el caso y los elementos con los que cuentan en la carpeta de investigación. Comenzó mencionando que la noche del 7 de septiembre, Mara Fernanda acudió a la fiesta de bienvenida a sus compañeros de nuevo ingreso a la Facultad de Ciencias Políticas. La fiesta fue en el bar Abolengo en San Andrés Cholula. Después la chica y sus amigos habrían pretendido ingresar al Container, pero no pudieron entrar por ello terminaron yendo bar al The Bronx.
Después Mara Fernanda y sus amigos salieron de ese antro poco antes de las 05:00 horas, del día 8 de septiembre. Minutos después los detuvo un alcoholímetro, por lo que ella solicitó el servicio de Cabify para dirigirse a su casa. El servicio se lo brindó un vehículo Chevrolet, Sonic, con placas NAY-64-18. Mara le avisó a su hermana Karen vía celular, que ya iba para su casa, ubicada en la unidad habitacional Torres de Mayorazgo. Pero nunca llegó a su destino.
Karen, quien tiene las contraseñas de las cuentas de correo y redes sociales de su hermana, checó el recorrido de Cabify y notó que el conductor marcó que el viaje se había concluido. Por lo que habló vía telefónica con el conductor, Ricardo Alexis, y éste le informó que su hermana se bajó del carro, que fue amable y que incluso, le había comentado que se iba a ir con otras personas, que la dejó al lado de tres vehículos.
Pero cuando Karen observó los videos de las cámaras de seguridad del fraccionamiento, se percató que la información que proporcionó el conductor no correspondía con las imágenes captadas en los videos. Lo que más llamó su atención, fue que el conductor estuvo parado mucho tiempo afuera del fraccionamiento, así como algunos movimientos inusuales de la unidad, como avanzar a la caseta, retroceder, encender la luz y hacer una o varias llamadas telefónicas. Para finalmente avanzar y retirarse con las luces apagadas. Sin que hasta ese momento se observara descender del vehículo a Mara Fernanda.
Al no tener conocimiento del paradero de su hermana, Karen acudió a presentar la denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE), y emprendió, junto con sus amigos y compañeros, una campaña en redes sociales para dar con el paradero de Mara.
El día 9 de septiembre, luego de ser señalado en redes sociales como el principal sospechoso de la desaparición de Castilla Miranda, el conductor Ricardo Alexis, acudió voluntariamente a rendir su declaración ante la Fiscalía.
En su comparecencia afirmó que la chica descendió de su unidad, y explicó por qué hizo los movimientos sospechosos con el vehículo. Dijo que encendió la luz y se asomó en los asientos por si acaso Mara había olvidado alguna de sus pertenencias, después quiso buscar donde orinar pero al percatarse del vigilante volvió a echarse de reversa. Afirmó que después terminó su turno y que pasó a comprar al OXXO de la 11 Sur.
Derivado de las investigaciones del Ministerio Público se pudo establecer que días después de la desaparición de Mara Fernanda, su teléfono celular, y el del conductor de Cabify, tuvieron la misma geolocalización, en Puebla como en Tlaxcala.
Ante esa situación el Ministerio Público exigió la detención por “caso urgente”, ya que consideró que la joven de 19 años estaba en peligro. Por eso se ubicó a Ricardo Alexis en Tlaxcala y, previo oficios de colaboración, se implementó el operativo para su captura.

LEGAL DETENCIÓN

Ante lo anterior, y la falta de argumentos válidos de los defensores de Ricardo Alexis, el Juez de Control decretó legal la detención.
Sin embargo al comenzar la etapa de formulación de imputación por parte del Ministerio Público, sus defensores mostraron desconocimientos técnicos para defender a su cliente y por ello el Juez de Control los relevó del cargo y ordenó un receso.
El juzgador le dio diez horas al imputado para conseguir un nuevo defensor legal o en su defecto le asignará un defensor público. Se espera que sea la mañana de este viernes cuando se desahogue la parte de la audiencia restante.

PAPÁ CREE QUE MARA PUEDE SER VÍCTIMA DE TRATA

José Alejandro Castilla Castañeda, el papá de la chica desaparecida, descartó que su hija esté secuestrada, pues aseguró no han recibido ninguna llamada de exigencia de rescate. Expresó que él tiene dos hipótesis: que su hija puede ser víctima de trata de personas o que Ricardo Alexis la puede tener privada de la libertad, aunque aclaró que esas son sus impresiones, no los resultados de las investigaciones de la Fiscalía.
El y su hija, Karen, informaron que este domingo habrá una manifestación en Xalapa, Veracruz, para exigir a las autoridades encuentren a Mara Fernanda sana y a salvo. Son sus amigos quienes organizaron esta manifestación y por eso será en aquella entidad. No se descartó una manifestación en Puebla en los próximos días, aseguraron que es algo que se está contemplando junto con la universidad a la que pertenecen.