• Justicia y respaldo popular, dos principios que nos heredó el héroe revolucionario

 

Con miras a enaltecer su legado por la justicia, la tierra y la libertad, así como rendir homenaje en el centenario de su fallecimiento, el Gobierno de México decreta 2019, Año del Caudillo del Sur, Emiliano Zapata Salazar, que incluye un programa de acciones alusivas al gran héroe revolucionario morelense.

 

Al realizar la firma del decreto, el presidente Andrés Manuel López Obrador, en compañía de los familiares de Emiliano Zapata, destacó:

 

“Creo que es de justicia este acuerdo que el año en que estamos, 2019, se dedique en homenaje a Emiliano Zapata Salazar. Va a haber un programa todo este año para recordarlo. Toda la papelería oficial del gobierno va a llevar el nombre y se va a recordar al Caudillo del Sur. Podríamos hablar mucho sobre la vida ejemplar de Emiliano Zapata. Cada quien tiene su interpretación, porque afortunadamente su pensamiento y su acción caló hondo, y como se repite en una consigna: Zapata vive.”

 

Dos aportaciones fundamentales del Caudillo del Sur fueron destacadas por el jefe del Ejecutivo federal relativas a la lucha por principios democráticos que permanecen vigentes:

 

“Uno, la importancia de la justicia, el que no haya abusos… [Zapata] comenzó el movimiento revolucionario para restituir las tierras que las haciendas les habían arrebatado a los pueblos de Morelos y a los pueblos de todo México. Esa es una enseñanza mayor: No al abuso, no a la prepotencia; sí a la justicia, sí a la justicia.”

 

En segundo término, Zapata arropó en todo momento las causas populares, hecho que lo hizo merecedor de un amplio y constante respaldo. En palabras del mandatario:

 

“La otra lección importante que recojo de la historia de Emiliano Zapata es que un gobernante tiene que contar con el apoyo del pueblo. Si se divorcia un gobernante del pueblo, no hace nada, no vale nada, más cuando se surge de un movimiento transformador.

 

“Esa es otra enseñanza: no divorciarnos del pueblo. Gobierno del pueblo, para el pueblo y con el pueblo. Esto es lo que vamos a hacer ahora que iniciamos la Cuarta Transformación de la vida pública de nuestro país: apoyarnos siempre en la gente, que no haya divorcio entre pueblo y gobierno.”

 

Justicia y respaldo popular, por tanto, serán ejes rectores del Gobierno de México que inicia un cambio de régimen: “El gobierno que se fue, el viejo régimen, no estaban hechos para servir al pueblo. Era un gobierno que servía de facilitador para el saqueo, para el robo”, afirmó.