• Se inaugura el “Encuentro Internacional Educación, Ciencia y Religión: Mirando a Futuro”
Por Diego Armando Cuautle/@dcuautle
Es fundamental diálogo entre ciencia y religión desde la perspectiva educativa, que no pueden estar aisladas ni abstraídas del entorno social que permita los grandes debates que se registran en la sociedad de hoy en día, señaló Emilio José Baños Ardavín, rector de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP).
Lo anterior al inaugurar el “Encuentro Internacional Educación, Ciencia y Religión: Mirando a Futuro”, edición 16 y el cual está coorganizado por la Sociedad Internacional de Ciencia y Religión con sede en el Reino Unido
“La teología pertenece a estos tres ámbitos y, casi provocativamente, será cada vez más pertinente en tanto se sitúe en la intersección entre unos y otros y, de no hacerlo, puede corromperse y alejarse de su misión”, destacó.
Agregó La teología contribuye al darle sentido al saber y a las realidades que el hombre enfrenta, dentro de ellas, su realidad existencial y a su vez, exige que la búsqueda del saber científico contemple siempre la búsqueda de la verdad, contribuyendo al bien común.
Finalmente comentó que la universidad es una casa con varias moradas, porque la ciencia es plural, que no dispersa, “la universidad merece el servicio que supone la teología para su quehacer, para enriquecer la academia, entrando en diálogo con las ciencias para llevar sus avances a la reflexión y análisis sobre los retos que se plantean”.
Por su parte, Felipe Pozos Lorenzini, obispo auxiliar de Puebla en su intervención dijo que el hombre no se puede entender solamente por materia siempre ha creído en un ser sobrenatural, un creador y la relación lógica es con ese creador.
Sobre el encuentro explicó que parte del objetivo de este encuentro es la función social, dando a conocer las propuestas educativas ante las innovaciones técnico-científicas más influyentes, todos tenemos al Espíritu Santo “que lleva a buscar la verdad, a través de la humildad”.
“Debemos convencernos de que somos hermanos, en la comprensión de la naturaleza existen consecuencias y llevarnos a una mejor convivencia con el medio ambiente, combinado con mayor conocimiento de Dios, de los hombres y su entorno”, finalizó.