• El empleado del lugar ubicado en San Antonio Abad, acusó que trabajadores de Gas Uno robaron dinero y herramienta y provocaron una fuga de gas; después escaparon.

Odilón Larios Nava.- Un empleado de la estación de carburación de San Antonio Abad, acusó a supuestos empleados de Gas Uno de haber atacado las instalaciones de la mencionada estación, donde de manera intencional provocaron una fuga de gas que alarmó a los vecinos, además de que dijo le robaron el dinero de las ventas del día y herramienta diversa.
Los encargados de la estación de carburación calificaron el hecho como un atentado y aseguraron que procederían legalmente en contra de los responsables.
El único empleado que se encontraba en la estación de gas refirió que los agresores llegaron de manera violenta y lo amenazaron, robaron 20 mil pesos procedentes de las ventas del día y herramienta directa, además que quitaron la válvula a uno de los tanques estacionarios y así provocaron una fuga de gas que alertó a los vecinos de San Antonio Abad.
Esto ocurrió alrededor de las 11:30 horas de este domingo, que fue cuando el 911 recibió diversas llamadas que indicaban de una fuerte fuga de gas en la estación ubicada en las calles San Antonio Abad y Ferrocarril.
Elementos de Protección Civil Municipal y de la Policía Municipal llegaron al lugar. En el sitio un trabajador notificó que siete hombres con uniformes de Gas Uno, quienes dijo, arribaron a bordo de una unidad con placas de circulación SK94621, R89, lo amagaron y robaron el dinero y la herramienta.
Dicho empleado dijo que identifica plenamente como trabajadores de Gas Uno a los agresores: “Estaba solo, quisieron pegarme. Llegaron a romper madres. Hasta les dije que se estuvieran tranquilos porque yo solo soy un trabajador pero se metieron, se llevaron el dinero, herramienta, y quitaron la llave de purga o la válvula de la estación de gas”.
En cuestión de minutos llegaron cerca de 30 vecinos, quienes dijeron estar en contra de la estación de carburación, ya que consideran que es un riesgo para la población y en particular para los estudiantes que pasan por el lugar casi a diario.
La fuga fue controlada en cuestión de diez minutos y la situación volvió a la normalidad. Cabe señalar que el encargado del negocio indicó que sus permisos están en orden y vigentes y mostró un documento fechado el 17 de octubre del 2017. Por su parte Protección Civil Municipal informó que el negocio cuenta con los permisos y documentación correspondiente.