Mary González

El director del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana, José Luis Hernández Avendaño, consideró que a raíz del anuncio del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, en relación a los resultados de la consulta sobre el nuevo aeropuerto, los mercados se “pusieron nerviosos” por las variables que ya se presentan.

Y es que dijo, uno piensa que la bolsa en muchos casos es para premiar la concentración de riqueza pero también castiga, por lo que resaltó había maneras para no poner a sufrir al peso frente al dólar pues afecta al país.

Refirió que el proyecto del aeropuerto de Texcoco pareciera que no era un proyecto de orden público, sino para conseguir un proyecto de negocio para una élite ya de por si muy rica; así lo consideró Hernández Avendaño.

Indicó que este proyecto tiene un contexto desde el sexenio de Vicente Fox, cuando se propuso la creación de un nuevo aeropuerto en la misma zona pero debido a que los ciudadanos protestaron y no permitieron la obras, es como se frenó.

Agregó que el cuestionamiento a través de la consulta tiene que ver con que es un proyecto donde están implicados los mismos políticos y empresarios que han hecho que prevalezca la enorme desigualdad, no obstante, la consulta debió ser diferente pues también dejó mucho que desear.

Admitió que la consulta es un buen ejercicio ciudadano pero para un proyecto como éste, se requería de algo más elaborado, pues “si es un proyecto cuestionable pero se hizo cuestionable también la forma en cómo hacer la consulta”, añadió.