• En abril de este año se concluyó su instalación y en junio, personal de la empresa Nikon acudió desde Inglaterra a capacitar a profesores y alumnos de la FCQ

La Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) cuenta ya con un tomógrafo computarizado industrial el cual fue adquirido con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), y el aparato permite realizar pruebas no destructivas en producto principalmente autopartes, para verificar su calidad y seguridad.
Con un peso de 22 toneladas, el tomógrafo de tipo micro CT dual —de 225 y 450 kilovoltios (kV) de potencia— inició operaciones en el Centro Avanzado de Pruebas Analíticas no Destructivas, en Ciudad Universitaria. El nuevo equipo estará orientado hacia la industria, especialmente la automotriz, y permitirá generar recursos propios para financiar otras investigaciones.
Al respecto, Jorge Raúl Cerna Cortez, director de la Facultad de Ciencias Químicas (FCQ) de la BUAP y líder del proyecto señaló que ”hacer ciencia básica es importante, pero hay que ir más allá, vincularse con las empresas y generar tus propios recursos, con esa perspectiva nace este centro que dará servicios especializados no solo a Volkswagen de México (VWM), sino también a sus proveedores y otras industrias”.
Explicó que en el caso de las tomografías realizadas a piezas automotrices, el escaneo con rayos X permite observar las inclusiones o huecos que tienen en su interior, eso impacta de manera directa en la calidad y seguridad del objeto, ya que se puede determinar qué tan susceptible es a fracturas.
Agregó que este tipo de análisis también permite rediseñar actividades de metrología y saber si cubre el estándar de calidad que se busca, e incluso confrontar con los archivos de diseño del CAD y ver si coincide el volumen del esquema original con el reporte del análisis realizado.
“El tomógrafo brinda información precisa para realizar un reporte sobre los posibles desperfectos. Lo que sigue es trabajar con el Laboratorio Nacional de Supercómputo (LNS) para que, a través de herramientas de análisis finito, se concrete el rediseño de forma óptima con el uso de softwareespecializado”, comentó.
Cabe señalar que el Centro Avanzado de Pruebas no Destructivas es el espacio donde se encuentra el micro CT. El proyecto en su conjunto representó una inversión de 30 millones de pesos, aportados por la BUAP y por el Conacyt a través del Programa de Estímulos a la Innovación (PEI).
“El equipo fue importado de Estados Unidos y cuenta con dos cañones de rayos X en una misma caseta, un diseño especial que solicitó el proyecto de la FCQ, en abril de este año se concluyó su instalación y en junio, personal de la empresa Nikon acudió desde Inglaterra a capacitar a profesores y alumnos también lo hizo personal de la Volkswagen México”, finalizó.