En lo que va de la presente administración se han creado 2,839,122 puestos, 2.6 veces más de los generados en el mismo periodo de la administración anterior, e incluso más de los generados en los 6 años de las administraciones anteriores (desde 1982). Así, podemos decir que este es el sexenio del empleo, de los empleos de calidad para las familias mexicanas.

Lo anterior fue dado a conocer el pasado 11 de julio por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en su reporte dio a conocer que al 30 de junio de 2017 los trabajadores permanentes y eventuales urbanos afiliados al Instituto alcanzaron la cifra record de 19,134,058, lo cual significó la creación de 86,233 puestos formales durante el sexto mes del año, la mayor generación de empleos para un mes semejante desde que se tiene registro.

En los últimos doce meses se crearon 807,987 empleos formales, un crecimiento anual de 4.4%, donde el 85.1% de esta variación fue empleo permanente (esto es 687,477 empleos).
Durante el primer semestre del año se crearon más de medio millón de puestos (517,434), lo que implicó la más alta generación para un primer semestre que se haya reportado.

Estas cifras son una noticia favorable, ya que mayor empleo se ve reflejado en mayor bienestar para las familias mexicanas, las cuales cuentan con acceso a la seguridad social, certeza de un ingreso presente y futuro, mayor capacidad de consumo y/o de ahorro e inversión.

La buena dinámica del empleo formal apoya el incremento del consumo interno, un claro ejemplo del crecimiento de México: Durante el primer semestre del año las ventas en las tiendas departamentales asociadas a la ANTAD mostraron un importante crecimiento nominal anual promedio de 7.7% en unidades totales y de 4.7% en unidades iguales.

Las ventas en los establecimientos al menudeo reportan un crecimiento de 4% real anual promedio en los primeros cuatro meses del año con cifras originales y de 5.1% con datos desestacionalizados.

En lo referente a la actividad automotriz en México registra cifras récord. La producción, las exportaciones y las ventas internas sumaron 1.88, 1.51 y 0.74 millones de unidades, respectivamente, en el primer semestre del año, las mayores cifras para un periodo similar que se tengan registro, con incrementos anuales de 12.6%, 14% y 2.9%, en ese orden.

La reciente evolución del empleo formal ha sido impulsada por las reformas estructurales que se están implementando, en especial, laboral, energética, financiera, de competencia y en telecomunicaciones, transforman nuestra economía en una más moderna, flexible y abierta, esto es, más resistente; lo cual permite una mayor generación de empleos formales y, con ello, un fortalecimiento de nuestro mercado interno, que apoya el crecimiento económico de México, y mayores beneficios para aquellos que se emplean (servicios de salud, guarderías, pensiones, acceso a créditos personales e hipotecarios, etc.), que eleva el bienestar de las familias mexicanas.