Marco Fierro

A pesar de que los transportistas en la ciudad de Puebla han presentado las denuncias ante la Fiscalía General del Estado (FGE) de los casos de violencia con las que los delincuentes suelen cometer su ilícito, no ha pasado nada, pues continúan los robos.

De acuerdo con datos dados ha conocer a través del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en el año 2016 se registraron en Puebla capital 138 robos, en el 2017 un total de 172 y en el último año; es decir, en el 2018 la dependencia registró 147 asaltos.

Según cifras que dio a conocer la instancia de gobierno, por medio de su página de internet de los últimos tres meses del 2018 y el primer mes del 2019, el robo a transportistas en la ciudad de Puebla sigue cometiéndose con violencia.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública reveló que en el mes de octubre de 2018 se presentaron 8 delitos con violencia y en noviembre del mismo año se registraron en total 13, de los cuales en un caso no sé presentó violencia, pero en el resto sí.

Para diciembre de 2018, la dependencia federal informó que se suscitaron un total de 10 robos, todos ellos con violencia, mientras que en enero de 2019, se levantaron 11 denuncias de asaltos  también con violencia.

Sin embargo, los conductores en Puebla Capital no solo han sido “presa” de robos, sino también de extorsiones, ya que en varios casos los choferes tienen que pagar un derecho de piso para poder trabajar sin ser asaltados o lastimados.

A través de redes sociales se ha evidenciado el modus operandi de los delincuentes, quienes en esquinas pre-seleccionadas se suben a las unidades para extorsionarlos; es decir, para exigirles dinero, pero aunque se sabe como trabajan, la FGE no ha hecho nada para frenar este tipo de delitos.