+ Se trata de un prototipo innovador de la ingeniería biomédica de la Facultad de Ciencias de la Electrónica y el Instituto de Fisiología
– Derivado de la experiencia de científicos de la BUAP en el área de automatización y en las ciencias fisiológicas, investigadores de la Facultad de Ciencias de la Electrónica (FCE) y del Laboratorio de Neurofisiología de la Conducta y Control Motor del Instituto de Fisiología desarrollaron, mediante un esfuerzo multidisciplinario, un robot que realiza maniobras similares a los tratamientos fisioterapéuticos aplicados en ratas con dificultades para caminar.
Lo anterior, gracias a que en el Instituto de Fisiología se cuenta con ejemplares de ratas mutantes, denominadas taiep (de las siglas de sus síntomas motores: temblor, ataxia, inmovilidad, epilepsia y parálisis), que muestran trastornos al caminar, similares a pacientes con alteraciones en la marcha.
Los doctores José Ramón Eguibar Cuenca y Maricarmen Cortés Sánchez explicaron que esta cepa se obtuvo de la mutación espontánea, cuando se realizaban cruces endogámicos -cruces entre hermanos y hermanas- para obtener una línea de ratas albinas, con alta frecuencia de bostezo. Los investigadores del Instituto de Fisiología indicaron que es común que al hacer endogamia se presenten mutaciones, tal como sucede en las casas reales europeas.
Fue en el laboratorio donde los investigadores obtuvieron a la rata taiep, la cual tiene poca mielina al nacer. Eguibar Cuenca precisó que la mielina es el aislante que envuelve a los nervios y resulta fundamental para que las neuronas (células del cerebro) se comuniquen eficaz y rápidamente.
Además, las ratas taiep pierden esta sustancia con la edad (desmielinización), lo que altera su marcha de manera progresiva y las convierte en un modelo ideal para estudiar enfermedades asociadas con la mielina, como la esclerosis múltiple o la lateral amiotrófica o enfermedad de Lou Gehring.
Las intervenciones fisioterapéuticas en cuestión irían en ese sentido: reactivar, en la medida de lo posible, la actividad neuronal asociada a este acto. Hasta ahora las prácticas manuales han tenido éxito, sin embargo, los investigadores de la FCE y del Instituto de Fisiología han decidido conjuntar esfuerzos y potenciar el impacto de sus ejercicios académicos.

El diseño e implementación de un robot que automatice la fisioterapia que a la fecha se realiza de manera manual, permitirá evaluar sus efectos benéficos y combinarlos con otras opciones terapéuticas, como los tratamientos farmacológicos.
Al ampliar los conocimientos sobre las mejores intervenciones para tratar los problemas causados por la falta de mielina en estos roedores, los investigadores de la BUAP podrán beneficiarse de los nuevos conocimientos que en una fase ulterior permitan el tratamiento de pacientes con discapacidad motora.