• En Biotecnología Microbiana se estudian microorganismos de interés biotecnológico, para mantener condiciones ecológicas

El Centro de Investigaciones en Ciencias Microbiológicas de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) logró crear biofertilizantes como el Biofertibuap fertilizante biológico, para cultivos de alto rendimiento y bajo valor económico como maíz, trigo, sorgo, cebada y frijol.
El coordinador de dicho centro, Ricardo Carreño López, dijo que ha obtenido, además, dos patentes para la generación de inoculantes bacterianos denominados de segunda generación y de un proceso de cuantificación de bacterias.
Indicó que en dicho Centro estudia el funcionamiento y aplicación de determinados microorganismos, que permiten hoy en día resolver problemas del campo, la industria y de salud pública.
Señaló que en Microbiología de Suelos estudian la biotecnología ambiental y fertilización biológica, de ahí que obtuvieran los insumos para mejorar la producción agrícola en granos básicos.
“Trabajan líneas de investigación desde el estudio de microorganismos asociados al humano, a plantas, animales y se indaga en su aplicación en la ecología”, acotó.
Explicó que en Biotecnología Microbiana se estudian microorganismos de interés biotecnológico, para mantener condiciones ecológicas, en la regulación de la producción de metabolitos secundarios como plásticos biodegradables y su utilización para elaborar inoculantes bacterianos.
Carreño López destacó que Microbiología Médica cuenta con un cuerpo académico consolidado, que trabaja en el diagnóstico, fisiopatología y etiopatogenia de enfermedades infecciosas, para contrarrestar su efecto en la salud humana.
El especialista mencionó que el cuerpo académico Ecología Molecular Microbiana trabaja en la supervivencia microbiana, es decir, cómo los microorganismos pueden resistir la falta de agua, procesos de congelación y otras condiciones ambientales extremas.
Ricardo Carreño destacó las colaboraciones internacionales con diferentes instituciones educativas como la Universidad de la Rioja en España y la Universidad de Texas en Estados Unidos.
Explicó que entre las fortalezas de este centro están sus cinco cuerpos académicos, uno consolidado y los demás en proceso, mismos que realizan investigación básica en diferentes ámbitos.
Agregó que la planta docente de dicho centro de investigaciones está integrada por 38 investigadores, de los cuales 33 tienen líneas de investigación propias. Más de la mitad de los académicos son miembros del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y están dentro del Programa para el Mejoramiento del Profesorado (Promep).
El Centro, además, cuenta con 60 alumnos de maestría y doctorado en Microbiología, programas académicos del Padrón Nacional de Posgrados de Calidad del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).
También tiene estudiantes de la Licenciatura en Biomedicina adscrita a la Facultad de Medicina, quienes al elegir el área terminal de microbiología finalizan su formación en este Centro.