Odilón Larios Nava.-

Una con fusión desencadenó una balacera entre elementos de la policía municipal y ministerial en la 11 Sur y Circuito Juan Pablo II. Sólo hubo daños materiales y ningún lesionado, dos policías municipales se encuentra declarando en la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJ) se dijo de forma extraoficial que en calidad de detenidos.
Fue alrededor de las once de la mañana de este jueves cuando los números de emergencias recibieron llamadas de vecinos de Prados Agua Azul señalando una balacera en el lugar.

LO QUE OCURRIÓ

Policías ministeriales de Tepeaca acudieron a la ciudad de Puebla a cumplir una orden de aprehensión en contra de un sujeto por el delito de violencia familiar. La detención la realizaron en la 11 Sur y Las Torres.
Después los ministeriales tomaron su vehículo y circularon por la 11 Sur con dirección sur a norte. De acuerdo con las versiones extraoficiales no habrían hecho la revisión del detenido y este llevaba escondido entre sus ropas un puñal con el cual amenazó al agente ministerial que lo custodiaba en la parte de atrás, de esa forma comenzó el forcejeo entre los elementos de la PGJ y el detenido.
En ese momento iba pasando la patrulla PUH-19 de la policía municipal, el sujeto detenido fingió que lo estaban secuestrando y pidió ayuda a los municipales, luego echó a correr.
A partir de ese momento no se sabe qué pasó exactamente, tanto los ministeriales y los municipales, se acusan mutuamente de haber empezado a disparar. Se presume que los ministeriales accionaron sus armas para evitar que el detenido escapara y que los municipales al sentirse agredidos dispararon contra el auto donde viajaban los agentes de la PGJ.
Poco después se presume que agritos lograron hacerse entender que eran policías ministeriales y así fue como ambas partes corrieron persiguiendo al fugitivo y los policías municipales logran detenerlo dos cuadras adelante y lo entregaron a los agentes de la policía ministerial.
Sin embargo al haber existido detonaciones por parte de los uniformados municipales, dos de ellos quedaron detenidos y a disposición del Ministerio Público hasta que se determine su situación legal, y se les finque o deslinde responsabilidades.
En el lugar el vehículo en el que viajaban los ministeriales resultó con varios impactos de bala, igual que uno de los locales del lugar, y una camioneta particular. Se dijo por fuentes policiales que al menos se habrían efectuado ocho disparos.
Hasta el cierre de esta edición se desconocía la versión oficial de los hechos, ya que tanto los funcionarios municipales como los de la PGJ evitaron hablar del tema y sólo repitieron que se trataba de una orden de aprehensión.