El gobierno federal confirmó que las 22 personas que fueron vistas por última vez cuando viajaban en un autobús en Tamaulipas eran migrantes e indicó que investiga qué ocurrió con ellos ante la “hipótesis” de que tal vez no estén desaparecidos.

“No tenemos indicios de que hayan desaparecido, de todas maneras vamos a seguir con la investigación, porque no queremos que sucedan estos hechos tan lamentables de San Fernando”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia matutina.

López Obrador explicó esta martes que una de las hipótesis es su ingreso a Estados Unidos.

“Se está investigando para tener certeza porque hay una hipótesis de que es una forma de introducirse al territorio estadounidense. Que no es que desaparezcan sino que cruzan así la frontera. Ya van dos casos parecidos”, dijo el mandatario.

Para complementar las indagatorias, el presidente dijo que ya pidieron información tanto a los gobiernos de Centroamérica como de Estados Unidos, para tener más detalles sobre situaciones de este tipo.

Ante señalamientos del gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, sobre que la unidad era custodiada por elementos de la Policía Federal, el presidente dijo que no hay indicios de este hecho.

López Obrador también confirmó que el conductor del autobús declaró que hombres armados en camionetas les cerraron el paso y se llevaron a los migrantes.

“Es cierto que así se dieron las cosas, pero que a partir de ahí, no se supo más. No es que se bajaron, los detuvieron. Se los llevaron. No se sabe ya más y solo hay el testimonio de chofer. Tampoco de la Policía Federal”, dijo.

Hay universidades vinculadas a partidos”

El presidente López Obrador puso el ojo en las universidades públicas, pues aseguró que hay algunas que tienen vínculos con partidos y que en algunos casos los rectores están relacionados con grupos de poder.

“Hay universidades con influencia política, incluso vinculadas a partidos, manejadas por representantes de partidos (…) Pero al mismo tiempo exrectores integrantes de grupos que manejan universidades”, dijo el mandatario.

Comentó que una de las quejas que pesa sobre las instituciones de educación superior es que el dinero no se utiliza en beneficio de los universitarios y expuso el caso de la “estafa maestra”.

“Pueden tener las universidades más presupuesto pero se queda arriba, hay también un sistema piramidal, no hay igualdad, no hay equidad. Los de arriba se dan la gran vida, y el maestro de asignatura gana muy poco”, dijo y señaló que es algo que se tiene que revisar pero con respeto a sus autonomías.