+ El arzobispo pide también al Estado garantizar seguridad a periodistas

Por Patricia Moreno Sánchez

Monseñor Víctor Sánchez Espinosa Arzobispo de Puebla, condenó el incremento de feminicidios en la entidad poblana, al tiempo de afirmar que es lamentable la falta de respeto a la vida y aún es más indignante cuando se trata de una mujer o de un ser indefenso a quien se le priva de la vida.
“Este tipo de actitudes muestra el desprecio a la vida , la iglesia predica el Evangelio de la vida, desde su concepción hasta su muerte natural”.
Destacó que es urgente que todas las instituciones, la iglesia y sociedad se enfoquen en acciones para combatir estos crímenes contra la mujer.
“Es una pena que estos hechos se están incrementando, y en ocasiones se presentando entre las familias, a veces contra la propia madre, la hermana, la esposa ” aseveró.
Lo anterior tras darse a conocer el feminicidios número 43 en lo que va del año, el cual ocurrió en el CERESO de San Miguel, durante una visita conyugal, donde se reportó la muerte de una mujer por un reo, al parecer su pareja.
Sacerdotes de la Diócesis de Tehuacán son amenazados por huauchicoleros.
Por otra parte refirió que lamentablemente los sacerdotes están siendo víctimas de la inseguridad; a la fecha son sacerdotes de la Diócesis de Tehuacán quienes han sido víctimas de la violencia en la zona del Triángulo Rojo por la delincuencia organizada que se dedica al robo de combustible.
Monseñor refirió que la zona del Triángulo Rojo abarca municipios que pertenecen a la Arquidiócesis de Puebla y otros a la Diócesis de Tehuacán.
Especificó que los párrocos que pertenecen a la Arquidiócesis poblana, no han reportado estas incidencias no obstante, les agradece que se mantenga en estas comunidades pese a la incertidumbre e inseguridad.
El líder de la Grey Católica expuso que la inseguridad “casi” ha rebasado a las autoridades en el tema de la inseguridad por lo que retomó las palabras del Papa Francisco de no tomar una actitud de indiferencia ante la problemática de inseguridad que se vive a nivel nacional de violencia, de corrupción de narcotráfico y ahora el robo de combustible.
Por último afirmó que a través de los párrocos se está platicando con los habitantes de la zona del huachicol para que a través de recordar los valores, y la fe eviten involucrarse con la delincuencia organizada.