Con cuerpos de seguridad pública, el gobierno del Estado apoyó al alcalde Luis Banck para impedir la instalación de comerciantes ambulantes en calles del centro histórico, sentenció el secretario General de Gobierno, Diodóro Carrasco Altamirano al afirmar que con el retiro de los vendedores se mantienen la seguridad en la capital poblana.

El operativo también formó parte de acciones denominadas “Puebla 50” que busca brindar seguridad a los poblanos mediante un trabajo coordinado entre las policías federales, estatales y municipales, abundó el funcionario .

En las instalaciones de Casa Aguayo, Carrasco Altamirano dijo que el ambulantaje es un problema de orden. “hay ordenamientos municipales a los que se deben sujetar en esta caso los comerciantes”.

“Estos vendedores están tomando calles y no respetan las órdenes municipales. Si no contribuyen a las seguridad o a la limpieza las autoridades tienen que proceder”, agregó.

El secretario General de Gobierno, al reiterar el apoyo del Estado al gobierno municipal dio a conocer que se ha reforzado la seguridad con la presencia de 150 elementos de la Gendarmería, más patrullas y equipos para las policías locales.