José Antonio Gali Fayad, Gobernador del Estado de Puebla, afirmó que luego de los sismos de septiembre, Puebla está de pie. “La idea es que las cosas sucedan como usted lo ha ordenado, que trabajemos sin distingos de partidos, sin distingos de colores, solamente por el bien social”, dijo al Presidente Peña Nieto.

Aseguró que gracias al trabajo del Gobierno de la República, del Presidente de México, de los Secretarios “y de todos los delegados federales, trabajando de la mano, estamos de pie, superando ese evento que tanto nos lastimó”.

Informó que en el estado ya se hizo entrega de todas las tarjetas de apoyo. Señaló que en la entidad se dañaron mil 614 escuelas, 96 hospitales, y 488 edificios históricos y patrimoniales.

En Puebla existen más de cinco mil mujeres vigilantes, y casi 30 mil en el país para que la reconstrucción se lleve a cabo: Rosario Robles

Rosario Robles Berlanga, Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), señaló que en Puebla existen más de cinco mil mujeres vigilantes, y casi 30 mil en el país, que están hoy voluntariamente, sin nada a cambio, muy pendientes de que las viviendas se construyan, y que los recursos se apliquen realmente en ello.

Son “miles de mujeres que en el país están sumando su esfuerzo, trabajando día con día para que esta reconstrucción se lleve a cabo”, aseguró.

Durante la intervención de la Secretaria Robles, algunas de ellas expresaron su agradecimiento por el apoyo recibido a través de las tarjetas entregadas con recursos. Resaltaron que su labor es vigilar que con ellas se compre lo necesario para la reconstrucción de viviendas, que se utilicen de la mejor manera, que no se desvíen los recursos con otros fines y que los materiales para las edificaciones se aprovechen adecuadamente.

“Estamos nosotras trabajando día y noche vigilando cada hogar para que den buen uso a sus tarjetas, que cuenten con su material”. “También un punto muy importante: estamos dando a entender que no se pueden transferir, ni se pueden vender”, expuso Jacqueline González Cruz de Atencingo, Puebla, una de las mujeres vigilantes de la entidad