El secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso, indicó que la economía mexicana mostró una tendencia de crecimiento positiva durante el primer trimestre del año, impulsada por la reactivación del consumo interno, como resultado de la combinación de más empleo y baja inflación en el país.
Detalló que hay cifras que confirman el buen inicio de la economía mexicana, en particular para el consumo, como el crecimiento de 23 por ciento en las ventas locales de automóviles en abril y la cifra récord de más de 400 mil unidades vendidas en el primer cuatrimestre, lo cual muestra que empresas y familias toman decisiones de compra.
Además, apuntó, las ventas domésticas del consumo privado crecieron 3.6 por ciento en febrero, por arriba de lo esperado, y las ventas en tiendas en tiendas de autoservicio y departamentales van mucho mejor que en 2014, lo que quiere decir que el consumo se reactiva.

En entrevista durante el marco de la décima edición del Foro Económico Mundial sobre América Latina (WEF Latam), Videgaray Caso explicó que la combinación de más empleo y baja inflación en el primer trimestre del año se refleja en una mayor capacidad de compra de las familias mexicanas.

Apuntó que esta reactivación del consumo se debe, por un lado, al bajo nivel que registra la inflación, lo cual obedece en gran parte a que las reformas estructurales aprobadas ya tienen efectos que benefician directamente el bolsillo de los mexicanos.

Mencionó por ejemplo que este año bajaron las tarifas de la luz, ya no hay “gasolinazos” mensuales, el precio de la telefonía fija y móvil ha venido a la baja y ya no cuesta la larga distancia nacional, todo lo cual se refleja en un entorno de menor inflación.

Por otra parte, argumentó, crece el empleo formal, con un avance de 4.5 por ciento anual en abril de este año, además la tasa de desempleo se ubicó por debajo de 4.0 por ciento en marzo pasado, nivel no visto desde antes la crisis mundial de 2008.

Dijo que una vez que se conozcan los resultados oficiales del Producto Interno Bruto (PIB) al primer trimestre de 2015, lo cual está previsto para el 21 de mayo, la Secretaría de Hacienda decidirá si modifica o no su pronóstico de crecimiento para todo el año, actualmente en un rango de 3.2 a 4.2 por ciento, pero por ahora “no adelanto vísperas”.
Finalmente el secretario de Hacienda comentó que en el reporte de las finanzas públicas del primer trimestre de 2015 ya empezaron a notarse los efectos de este ajuste en el capítulo de servicios personales, precisamente en el rubro de gasto corriente.