Por Patricia Moreno Sánchez

Sin contratiempos el regreso a clases, después de dos semanas de vacaciones de Semana Santa informó la Secretaría de Educación Publica a través de su departamento de comunicación.
Agregó que el ingreso de los más de un millón 500 mil alumnos fue ordenada y no se registró ningún incidente.
De igual forma informaron que en los meses que restan de este Ciclo Escolar 2016-2017, se continuará con los programas educativos y con las medidas de seguridad en las instituciones con la finalidad de mantener la integridad de los escolares.
Además los programas de seguridad de como el “Operativo Mochila” y contra el Bullying, depende de los comités de Padres de Familia.
EMOCIONES ENCONTRADAS POR EL REGRESO A CLASES
Miles de niños y niñas, regresaron a clases, algunos con sueño, otros felices de regresar a clases, como Minerva, de nivel primaria, comento que se la paso en su casa estas vacaciones y que ya deseaba regresar a clases para ver y convivir con sus amigas.
“Yo estuve en casa, no salimos, pero la pasamos bien en la casa. Pero si ya quería regresar a clases para ver a mis amigas”.
En tanto que Jorgito, un niño de preescolar, se resistía a ingresar a la escuela.
“No quiero ir a la escuela, no quiero”, le decía a su mamá que lo jalo e ingresaron a la institución.
Anita, una niña de secundaria, comentó que se quedó en casa porque estuvo ensayando para el vals, de sus quince años que festejara el sábado.
“Yo estuve ensayando el Vals para mi fiesta de quince años, por eso no salimos, pero además la pasamos bien en familia” afirmó.
UN CAOS VEHICULAR EL REGRESO A CLASES
Ayer lunes, como cada regreso a clases, después de vacaciones, las calles registraron un caos vehicular.
Como es costumbre a las afueras de las instituciones, publicas y privadas del Centro Histórico, se registraba un bloqueo vehicular, cientos de padres de familia que quieren dejar a sus hijos en la puerta de la escuela, lo que provoca un gran congestionamiento vial. Esto incluso genera discusiones y lo más grave hasta accidentes.
El problema es que en estos regresos a las actividades escolares, pocos son los elementos de vialidad que se envían a las escuelas para mantener el orden y evitar accidentes.