Mary González

 

Al entregar los bastones de mando de parte de grupos indígenas del estado de Puebla, los representantes de los pueblos indígenas le solicitaron al gobernador Miguel Barbosa Huerta que no olvide a estas comunidades, por lo que él se comprometió a destinar el 5 por ciento del presupuesto anual para atender las necesidades del campo.

Al finalizar su primer mensaje como mandatario estatal en el Auditorio Metropolitano, el gobernador Barbosa Huerta salió a la explanada del recinto donde lo esperaban cientos de personas que se dieron cita en el lugar para presenciar la entrega del bastón de mando.

Es de precisar que este icono lo identifica como el líder y por ende los pueblos indígenas lo reconocen como su representante.

En medio de un ritual prehispánico done se invocó a diferentes dioses, entre ellos Huitzilopochtli, los representantes de las comunidades indígenas pidieron por el gobernador y porque se les dé la capacidad y conciencia para respetar a los ciudadanos y comunidades.

En este sentido le pidieron que no olvide a las comunidades indígenas, pues son parte de este estado y sobre todo en los últimos años han vivido en el abandono y exclusión.

Ante esta peticiones, el gobernador de Puebla quien estuvo acompañado de la titular de la Secretaría de Gobernación Federal, Olga Sánchez Cordero, reiteró su compromiso de no dejarlos en el olvido y sobre todo, tenerlos en cuenta en la toma decisiones que afecten a sus comunidades.

“Soy hijo de indio e india… Mi llegada tiene que ver con una serie de agravios acumulados, no estoy satisfecho con los resultados, pues existe aún una gran parte de la población que se siente abandonada por sus autoridades… Tenemos que provocar la participación de la sociedad, la inclusión en todo lo que ello significa, en Puebla, por primera vez, se vivirá en una sociedad de libertades de derechos”, enfatizó.

Asimismo expresó que su compromiso es principalmente con los que menos tienen, por ello dijo que el 5 por ciento del presupuesto del estado se destinará al campo para que se atiendan las necesidades que hay en él, y la gente pueda generar su propios empleos y de modo no tengan que migrar a otros lugares y por consecuencia abandonar a su familia.

Por último, recordó a las personas que lo acompañaron, que Casa Puebla albergará al Instituto de los Pueblos Indígenas y que los fines de semana la gente podrá visitar los jardines, pues destacó que ese inmueble también se convirtió en un monumento a la corrupción.