Dulce Gómez

El secretario General del Ayuntamiento de Puebla, Mario Riestra Piña, admitió que no es fácil llegar a un acuerdo limítrofe con los municipios de Coronango, Cuatlancingo, Santa Clara Ocoyucan y Cuautinchán, antes de que concluya la administración, lo que implica afectos en las colonias por la prestación de los diversos servicios públicos.

De tal modo, en entrevista, recordó que en 2013 el Gobierno Municipal de Puebla llegó a un acuerdo con San Andrés Cholula, y en 2014 con Amozoc, y actualmente existen pláticas con las demarcaciones antes referidas, principalmente con Cuautlancingo.

“Lamentablemente no tenemos un acuerdo con los municipios que nos rodean, que son Coronango, Cuautlancingo, Cuautinchán, Santa Clara Ocoyucan”, dijo.

Destacó que la Comuna capitalina ha tenido acercamientos con Cuautlancingo y Cuautinchán, empero la situación es más complicada; en el caso del primer municipio destacó que el conflicto radica en su plusvalía.

“Es una materia de análisis muy profunda, las posiciones con Cuautinchán son muy lejanas, con Cuautlancingo sí nos hemos reunido”, expuso Mario Riestra.

Al cuestionarle si en el caso de Coronango la complicación se debe a que la edil es priista, el secretario general del Ayuntamiento negó dicho cuestionamiento, empero reconoció que no es un tema fácil.

Es importante mencionar que en el caso de San Andrés Cholula el tema se resolvió a través del Congreso del Estado, mientras que Amozoc hizo un acuerdo con Puebla capital y derivado de ello 13 colonias se quedaron en Puebla y 9 en Amozoc.