• En promedio un padre mexicano tendrá que gastar entre $3 mil y $17 mil pesos en útiles, uniformes e inscripciones.

Muy pronto las vacaciones de los niños serán parte del recuerdo y llegará el momento de regresar a la cruda realidad. Para muchos padres de familia el dolor de cabeza comenzará al tener que surtir una larga lista de útiles, uniformes, zapatos, la mochila del personaje de moda y no sólo eso, sino también pagar cuotas e inscripciones y demás gastos relacionados con el regreso a clases.

Según datos del Instituto Nacional Geografía (INEGI), los mexicanos destinan un 14% de gasto en educación y esparcimiento. En promedio un padre mexicano tendrá que gastar entre $3 mil y $17 mil pesos en útiles, uniformes e inscripciones.1
Afortunadamente, hay medidas que se pueden tomar para hacer que el dinero rinda. Por ejemplo, Julio Méndez CEO de Old Mutual México aconseja elaborar un presupuesto con todos los gastos y pagos que se requieren, esto ayudara a organizar el gasto y planear las compras que se requieran de una mejor manera.
Las recomendaciones que Old Mutual ofrece a los padres de familia para que no sangren tanto sus finanzas son las siguientes: Elaborar un plan financiero anual o semestral y consideren el gasto por concepto de regreso a clases, para que cuando llegue el momento no se vean en apuros.
Es muy importante que hablen con sus hijos sobre la importancia del ahorro familiar. No vale la pena endeudarse por compras de útiles o mochilas porque están a la moda, muchas veces no se necesitan, o bien solo por formar una imagen de alguien que no es. Ese dinero se puede optimizar para aprovechar otras metas financieras.

+ Reciclen los útiles del ciclo escolar pasado, seguramente quedaron artículos que se pueden volver a utilizar.
+ Lleven su lista de útiles y sólo compren lo necesario, para no salirse de presupuesto.
+ Antes de comprar revisen que los artículos que vayan a adquirir estén completos y en buen estado.
+ Pidan el comprobante de compra y consérvenlo. Lo van a necesitar en caso de hacer alguna reclamación, cambio o devolución.
+ Eviten comprar en el mercado informal. Consideren que existen productos fabricados sin ninguna norma de calidad y pueden resultar dañinos para la salud de sus hijos.
+ Elijan sus artículos escolares por su utilidad, calidad y funcionamiento, no por los personajes de moda. Eviten gastos superfluos.
+ Comparen precios, antes de comprar y no paguen de más por un mismo producto.
+ Enseñen a sus hijos sobre el cuidado de sus útiles para que no sean maltratados y olvidados en cualquier lugar, pues de lo contrario terminará haciendo gastos extras innecesarios.

Recuerden que los establecimientos están obligados a cumplir con las ofertas o descuentos que ofrecen. Exijan sus derechos.
Una familia exige organización y control, es una empresa con objetivos superiores como lo son la educación y el bienestar de todos los miembros. Cada miembro implica gastos de alimentación, salud, vestido, educación, y entretenimiento. Así también, habrá que enseñar a los hijos la cantidad de dinero que se pueden ahorrar al reciclar los útiles escolares de años pasados que están en buenas condiciones, mediante comparaciones de precios con los artículos nuevos. Usted elije que comprar y dónde lo comprarlo.

Con una disciplina del ahorro podrá darse la oportunidad de anticipar las cosas que, debido a la rutina diaria y al estrés no ha podido ordenar, pero todo se puede lograr siempre, a través de una buena Planeación Financiera.