• La ola de robos y asaltos ha sido tal que exigen solución a las autoridades policiales.
• Piden colocación de cámaras, más rondines y poda de árboles, así como colocación de una caseta de vigilancia.
• El problema de inseguridad lo denuncian en la 31 Oriente entre la 14 y 18 Sur, donde prácticamente todos los negocios han sido víctimas de la delincuencia.

Odilón Larios Nava. – Un grupo de comerciantes de la 31 Oriente entre la 14 y 18 Sur recurrieron a medios de comunicación para dar a conocer la ola de delincuencia de la que han sido víctimas, donde la mayoría de ellos han sufrido robos o asaltos en sus establecimientos en más de una ocasión. Ante la falta de respuesta de las autoridades municipales a sus demandas recurrieron a los medios de comunicación para exigir seguridad a las autoridades, en este caso la competencia es municipal.
Acusaron que desde hace aproximadamente un año los robos han ido en aumento. Se registran robos y asaltos a comercio, pero también robos de autopartes a los vehículos de sus clientes, e incluso también se han registrado robos a casa habitación. Por esa razón los comerciantes exigieron a las autoridades reforzar la seguridad e incluso les sugieren acciones que están seguros ayudarán a combatir la delincuencia.
En primer lugar, afirmaron que urge podar los árboles del camellón central pues lo tupido y frondosos que están hace que tapen a las luminarias y que estas no cumplan con su función de iluminar la calle. Afirmaron que las luminarias que funcionan correctamente pero el área de parques y jardines del ayuntamiento de Puebla no ha hecho su chamba desde por lo menos hace tres años y los árboles han crecido demasiado y están muy frondosos lo que bloquea la luz del alumbrado público y convierte la zona en un lugar idóneo para que se oculten los delincuentes. Por lo que exigen que el ayuntamiento envíe a personal a podar los árboles, concretamente los que se encuentran en la 31 Oriente entre la 14 y 18 Sur.
Señalaron la necesidad de colocación de cámaras de vigilancia en el sitio para inhibir la comisión de robos en el lugar. Incluso sugieren la colocación de una caseta policial porque la que está a escasas tres cuadras no les funciona, el guardia del lugar ni se entera cuando se cometen los robos, por lo que piden una caseta más cerca de esa zona para reforzar la seguridad.
Así también exigieron que haya más patrullajes por parte de la policía preventiva, pues aseguran dan varios rondines durante el día, pero a partir de las 17:00 horas esa vigilancia cesa y es entre las 19:00 horas y las 23:00 horas cuando se cometen los asaltos. Mientras que los robos en ausencia ocurren en las madrugadas.
El grupo de comerciantes entrevistados son de diversos giros y aseguran que los cerca de 30 establecimientos ubicados en esa zona han sido víctimas de la delincuencia en el último año, algunos comercios incluso han sido robados en tres ocasiones.
Los vecinos ya han comenzado a organizarse y están en pláticas con un exfuncionario y un policía municipal para que los apoyen, pero hasta la fecha no han visto acciones concretas por parte del municipio de Puebla por lo que recurrieron a los medios de comunicación para hacer pública esta problemática y buscar celeridad en las medidas que tomen las autoridades.