• Anuncian reformas tras el Sínodo Diocesano
• Serán una iglesa más cercana, asegura el arzobispo Víctor Sánchez
• Ratificó que no solicitará seguridad personal tras intento de secuestro de su hermano

Por Patricia Moreno Sánchez

Monseñor Norberto Rivera Carrera Cardenal Primado de Mexico estuvo en Puebla para presidir la misa de clausura del Sínodo Diocesano de la Arquidiócesis poblana.
Durante la homilía que estuvo a su cargo pidió a los nuevos discípulos luchar contra la creciente violencia, la opresión marginación, injusticias que padecen miles de mexicanos.
Reconoció que esta no es una tarea fácil para los cristianos de nuestra actualidad cuando se enfrenta diversos obstáculos.
Su excelencia invitó a no permanecer pasivos ni con una visión conflictiva que sólo logra polarizar las demandas juntas.
“Se trata de curar las llagas del cuerpo social, de reconstruir el tejido social y luchar contra el hambre y pibreza extrema”
Rivera Carreras apreció la invitación de Monseñor Víctor Sánchez Espinosa Arzobispo de Puebla para acompañarlos en ceremonia solemne de la clausura de los trabajos de este Sínodo que tiene como tarea primordial la Evangelización.
Refirió que la misión de Cristo de evangelización no está reservada, es una misión para que todo el pueblo no sólo religiosos.
Llamó a que cualquier persona puede ser misionero y al mismo tiempo laico, al cumplir con sus obligaciones y responsabilidad social con su familia, su esposa, su trabajo y reforzando su fe, con ello ser testigo de Cristo.
Afirmó que nuestro mundo tiene una gran necesidad de los misioneros cristianos para enfrentar el dolor y todas las dificultades.
Agregó que nuestra iglesia require de misiones laicos que al mismo tiempo estén luchando por el cristianismo y la justicia desde, la economía, la política, los sindicatos, el trabajo, y la familia.
Al término de la miss se llevó a cabo un concierto por parte de la Sinfónica de la UDLAP.