• Se llevaron dos camionetas tipo pick up y un Athos, además de autopartes de otras unidades.

Odilón Larios Nava.- En pleno Centro de la ciudad de Puebla, un comando armado mantuvo privados de la libertad por más de ocho horas a una familia que se encarga de administrar una pensión para autos en el barrio de La Luz. Los delincuentes se llevaron tres vehículo y autopartes, operaron tranquilamente pues la policía nunca apareció por el lugar.
Aunque el robo duró desde aproximadamente las ocho de la noche del jueves hasta las cerca de las cinco de la mañana del viernes, ninguna autoridad ni vecinos se percataron de lo que estaba ocurriendo en ese establecimiento ubicado en el número 1607 de la avenida Juan de Palafox y Mendoza.
La familia que fue sometida por los delincuentes informó a las autoridades que el jueves a la hora señalada llegó un vehículo del cual no pudieron precisar las características. De él descendieron dos hombres que preguntaron por el servicio de pensión.
Inmediatamente después descendieron otro más, éstos últimos con el rostro cubierto y portaban armas largas y cortas. Con ellas sometieron a la familia, dos hombres adultos, una mujer y una niña.
Los amarraron de pies y manos y los encerraron, amenazándolos con matarlos si intentaban hacer algo. Incluso una perra con que cuentan en el lugar, fue encerrada por los delincuentes para evitar que los atacara o con sus ladridos alertara a los vecinos.
Después se apoderaron de tres camionetas: una Chevrolet, tipo redilas, color verde, con placas SV-16-654 del estado de Puebla; otra color blanco, con placas SK-25-294; así como un Athos, blanco, con metálicas PFK-729-R.
Se presume que intentaron llevarse otras camionetas pero como no lo consiguieron les robaron llantas y autoestéreos. Entre estos otros vehículos afectados se encuentra una Dodge, H-100, de caja seca, con placas SM-22-269 del estado de Puebla y algunos de los que no se precisaron sus características.
En el lugar quedaron 14 vehículos más. Cabe señalar que las autoridades llegaron hasta las cinco de la mañana cuando los vecinos alertaron lo que había ocurrido, pero ya no encontraron a los delincuentes ni a los vehículos.
Algunos de los afectados presumen que los ladrones pertenecen a una banda de robo de vehículos que trabaja de forma coordinada para bandas de huachicoleros. Ya que presumen los vehículos robados serán utilizados para ese fin, por ello los delincuentes se enfocaron en robar camionetas.