+ Investigadores del país y el extranjero analizan esa forma de gobierno vigente en América Latina desde el siglo XIX
Si bien México y las naciones latinoamericanas tienen dos siglos de gobiernos republicanos, hoy es imperioso repensar el republicanismo como forma de gobierno vigente y poner en el centro del debate los postulados liberales de la política económica, que a la fecha no han resuelto la distribución equitativa del ingreso, señaló Israel Arroyo García, coordinador de la Maestría en Ciencias Políticas, de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la BUAP.
Al poner en marcha los trabajos del coloquio “Los Bosques Parlantes del Republicanismo: Clásicos, Contemporáneos y Experiencias Históricas en Hispanoamérica”, indicó que pese a su importancia como forma de gobierno constitucional viva, en Hispanoamérica se estudia escasamente el republicanismo y no hay un debate continuo y generalizado, tanto en el ámbito teórico, como en el de las experiencias históricas, de ahí la necesidad de reactivar su reflexión.
Por ello, en el citado coloquio, durante los días 24 y 25 de agosto investigadores de la Universidad de Buenos Aires, Universidad Nacional de Rosario -en Argentina-, el Centro de Investigación y Docencia Económicas, la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, la UAM, UNAM y BUAP participarán en ponencias y mesas de trabajo en torno a temas como Los clásicos y el neo-republicanismo, Liberalismo y tradición republicana, La nueva agenda del republicanismo hispanoamericano y Debate doctrinal y formas de gobierno hispanoamericanos, entre otros.
Al inaugurarlo, Arroyo García comentó: “Hace falta reconstruir los principales elementos que le dan sustento y ponerlos en perspectiva histórica. Asimismo, requerimos discutir su acepción como forma de gobierno y los diversos significados de bien común y público, libertad, igualdad, amor a la ley, patriotismo, los sistemas selectivos y la rotación de cargos, entre otros”.
En el auditorio de la Aduana Vieja, del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego”, precisó que si bien es un concepto antiguo, el republicanismo tiene una dimensión contemporánea, relacionada hoy con el neo-republicanismo, de donde parte la discusión sobre políticas públicas.
Tras recordar que la idea republicana defiende el bien común, explicó que “los neo-republicanos trabajan con justicia distributiva y eso pone a debate cuál es la condición o cómo debe ser el Estado”.