Dulce Gómez

Derivado de los delitos que aún prevalecen en la capital poblana, especialmente el robo a comercio, de automóviles y autopartes, el presidente municipal de Puebla, Luis Banck Serrato, informó que antes del primer trimestre del presente año quedará lista la colocación de 1 mil videocámaras en las zonas de mayor incidencia delictiva, así como en las inmediaciones de plazas comerciales.

Ayer en entrevista, el alcalde capitalino detalló que adicionalmente se instalarán 70 cámaras lectoras de placas, además se entregarán 685 alarmas vecinales, así como la puesta en marcha de tres drones.

En tanto, respecto a la fuerza policial con la que cuenta la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPTM), mencionó que en 2018 también se incorporarán 400 nuevos elementos.

Es importante que actualmente existe un déficit policial que incluso ha sido reconocido por las mismas autoridades.

“En materia de seguridad vamos a seguir avanzando con el programa 4×4. Vamos a seguir con el tema de instalar 1 mil videocámaras y en estos días empezamos, lo anterior en las zonas de mayor incidencia delictiva y en los corredores comerciales”, resaltó.

En este contexto, el munícipe apuntó que el objetivo es proteger al turismo y a los habitantes.

Dicha declaración ocurre a pesar de los delitos que se cometen en la ciudad, incluso a unos metros del Palacio Municipal, ejemplo de ello es el robo a una taquería que ocurrió hace apenas dos días.

Los delincuentes aprovecharon la madrugada para sustraer pantallas, computadores y dinero en efectivo. Lo anterior sin que la autoridad se percatara de lo ocurrido.