Por Ana Ruiz / Puebla

 Más de 400 personas están desempleadas, como consecuencia del cierre de todos los centros de verificación vehicular en el estado de Puebla; estimó José Luis Góngora, uno de los afectados.
 En rueda de prensa, indicó que en tan solo tres meses la vida de este número de familias dio un giro, pues fue en el tiempo en el que se concretó el cierre de los 85 centros de verificación.
 Aseguró que la clausura no se dio por casos de corrupción dentro de los mismos, sino porque había algunas irregularidades en la documentación de estos centros, que la misma autoridad no entregó.
 En este sentido, en representación de otros afectados, Luis Góngora dijo que están decididos a solicitar el apoyo del gobierno federal para que estos sitios puedan ponerse nuevamente en funcionamiento.
 No obstante, no definieron a qué instancias recurrirían ni en cuánto tiempo buscarían apoyo del gobierno de Enrique Peña Nieto.
 Expuso que los también llamados “verificentros” de Puebla se conducían de manera similar a los que se encuentran en el Distrito Federal, por ello piden otra oportunidad para seguir operando.