• Ayuntamiento de Cuautinchán clausuró la planta por falta de licencia

de funcionamiento

 

 

Marco Fierro

 

Mientras la Planta de Cemento de México ubicada en el municipio de Cuautinchán no refrende su licencia de construcción y de funcionamiento, así como cumpla con otros requerimientos no podrá operar al 100 por ciento, pues se mantendrán vigiladas las entradas a la cementera para que los camiones de carga no puedan ingresas.

Luego de que la Dirección de Obras Públicas, Desarrollo Urbano y Ordenamiento Territorial del ayuntamiento de Cuautinchán colocó los sellos de suspensión, la actividad dentro de Cemex no se realiza a la normalidad.

En entrevista, el presidente municipal, José Raúl Babines Pérez señaló que continúan las reuniones con el Gobierno del Estado, quien funge como mediador, y con directivos de la empresa para que lo antes posible cumplan con todos los documentos para poder funcionar al 100 por ciento.

Y es que manifestó para no afectar a los trabajadores, se dejó que la firma operará al 70 por ciento, por lo que al menos 150 empleados de los 200 que necesita la empresa para su mantenimiento se encuentran laborando; mientras que en el horno 2 se dejó a mil 200 trabajadores de los mil 500 que necesita para funcionar al 100 por ciento.

“Si los trabajadores están es porque a petición de ellos nos piden que los dejemos ahí por seguridad de la misma empresa, tan es así que están ahí presentes, si no mal recuerdo son 150 trabajadores de los 200 que requieren para el mantenimiento de la planta y en el área del horno 2 aparecen alrededor de mil 200 trabajadores, cuando en si necesitan mil 500”, dijo.

El edil recordó que la empresa no ha cumplido con los documentos requeridos, ya que argumenta tener todos los permisos, pero no actualizados, de ahí que su ayuntamiento le solicitó refrendar sus licencias para poder reabrir la cementera.

Babines Pérez precisó que las notificaciones para cumplir con todos los permisos en regla se les envió con tiempo; sin embargo, la empresa hizo caso omiso a los exhortó, por ello, su gobierno de Cuautinchán procedió a colocar los sellos de suspensión.