+ En la Buap se hace investigación para innovar,presentaron el Proyecto de Ecocampus de Valsequillo
Durante el primer día de Smart City Expo Latam Congress, con sede en Puebla capital, científicos de la BUAP expusieron una muestra de los proyectos de investigación que en esta institución se desarrollan para impulsar ciudades inteligentes. La química Judith Percino Zacarías, el computólogo Eduardo Pinto Avendaño, el historiador Iván Deans Bravo y Troncoso y el tecnólogo José Joaquín Alvarado Pulido hablaron sobre cómo esta casa de estudios enfrenta los desafíos de la sociedad actual, dependiente de la tecnología y la innovación.
En el primer side event de la BUAP –Investigación universitaria para la innovación-, que forma parte del eje WeGov: Ciudadanía y gobierno para el bien común, Judith Percino Zacarías expuso las acciones institucionales para contribuir en la consolidación de ciudades inteligentes, principalmente del Ecocampus Universitario, en Valsequillo, Puebla.
Mediante proyectos multidisciplinarios, comentó, los académicos de este clúster atienden desafíos en materia de medio ambiente, energía y materiales avanzados y sus aplicaciones, ya que el desarrollo de la ciencia se dirige hacia nuevas tecnologías. En esta misión es necesaria la cooperación de distintas disciplinas e instituciones. El Ecocampus Universitario favorece estas relaciones.

“La ciencia amplía las expectativas de vida, transforma las condiciones naturales, modifica la concepción del espacio y del tiempo, cambia la forma de relacionarnos con el mundo y los otros, pero sobre todo, genera desarrollo económico. No toda la ciencia llega a la innovación, pero necesitamos que toda la ciencia se apoye”, señaló la destacada química en el desarrollo de materiales.

Con ella coincidió David Eduardo Pinto Avendaño, coordinador del LKE Lab, quien consideró el concepto smart city como una noción emergente que aún se discute, pero que el consenso define como una región urbana capaz de proveer de todo lo necesario a la ciudadanía, empresas, instituciones y gobiernos, en materia económica, social y ambiental, para sus aspectos operativos. “Desde luego esto se basa en muchos elementos, pero uno de ellos, quizá de los más importantes, son las TIC”, refirió.

Para el especialista, las ciudades inteligentes suponen el uso intensivo de las TIC en la prestación de servicios públicos de alta calidad, seguridad, productividad, competitividad, innovación, emprendimiento y participación social. En ese sentido, presentó algunos proyectos desarrollados en su laboratorio con potencial de incorporarse a este modelo de ciudad, como Arthur, un robot humanoide –único en Latinoamérica- capaz de interactuar con humanos, a través de expresiones faciales y voz, en español y en inglés, para la rehabilitación de personas con problemas en el habla.
Así también proyectos de faceware y fotogrametría, realidad virtual y aumentada, que podrían incidir en diversos ámbitos humanos. “La BUAP es un espacio de creatividad para innovar. Debemos generar ideas que no sólo se queden en cascadas, sino en productos que beneficien a la sociedad”, concluyó.