• La violenta colisión ocurrió en el kilómetro 13.3 de la federal a Atlixco, a la altura de santa Clara Ocoyucan.
• En el percance también perecieron calcinados cuatro burros; minutos antes de la colisión murieron cinco burros en un percance probablemente relacionado.

Odilón Larios Nava.- Violento choque ocurrido la madrugada de este sábado en el kilómetro 13.3 de la federal a Atlixco, cobró la vida de cinco personas, dos de ellas quedaron completamente calcinadas. En el percance murieron calcinados cuatro asnos. En un hecho posiblemente vinculado perecieron cinco caballos a escasos cuatro kilómetros de ese sitio.
El mortal percance vehicular ocurrió alrededor de las 05:00 horas de este domingo en el punto carretero mencionado, perteneciente al municipio de santa Clara Ocoyucan, colisionaron una camioneta tipo redilas que transportaba verduras, donde viajaba un matrimonio de personas adultas y su hijo, y una camioneta tipo pick up, donde iban un hombre y su chalan, esta unidad transportaba cinco asnos en la batea.
De acuerdo con las diligencias periciales efectuadas por elementos de la Policía Federal de la Estación Zaragoza, probablemente el vehículo responsable fue la unidad que transportaba los animales. Esta circulaba con sentido Puebla-Atlixco, y al tomar la curva ubicada en el sitio de la colisión se presume que invadió carril y se impactó de frente contra la camioneta en que viajaban los tres miembros de la familia.

CHOCAN DOS BÓLIDOS

A la hora antes mencionada una llamada anónima alertó del choque a la policía municipal de santa Clara Ocoyucan. El reporte ciudadano indicaba que uno de los dos vehículos involucrados estaba ardiendo en llamas.
Una patrulla fue enviada a corroborar los hechos. El patrullero que encabezaba esa comitiva, Gerardo Palma Cuaxico, al llegar al lugar se encontró con una trágica noticia, el reporte ciudadano era verdad, pero la camioneta que transportaba verduras es propiedad de su familia, y en ella viajaban su mamá, papá y hermano. Se dirigían a vender sus productos a la Central de Abasto. Sus tres seres queridos en el lugar.
La otra camioneta que transportaba los burros estaba volcada sobre su costado izquierdo. El conductor y el, copiloto no pudieron escapar y quedaron calcinados por el fuego. Cuatro de los animales que transportaba murieron, tres de ellos calcinados, uno más sobrevivió pero resultó con quemaduras en el lomo y algunos golpes que le impedían caminar con normalidad.
Los ocupantes de la camioneta con verduras fueron identificados por su hijo policía como: Heriberto Palma Ceaca, de 58 años de edad, Manuela Cuaxico Palma, de 48 años y José Antonio Pama Cuaxico, de 17 años de edad, quienes eran sus padres y hermano respectivamente.
En la unidad calcinada se observaba un cuerpo carbonizado en el asiento del conductor, por lo que en un primer momento se pensó que viajaba sólo, pero al levantar la camioneta las autoridades descubrieron otro cuerpo calcinado, el cual había quedado aplastado. Estos dos hombres oficialmente quedaron señalados como desconocidos, pero personas que acudieron al sitio del percance señalaron que podría tratarse de Oscar Becerril, un hombre de aproximadamente 50 años y Luis Alberto Sánchez, de 18 años, el patrón y su ayudante respectivamente. Se desconoce a dónde se dirigían con las bestias.
Los occisos eran originario y vecinos de santa Clara Ocoyucan y de santa Isabel Cholula. La familia de comerciantes de verduras que se dirigía a la Central de Abasto es de Ocoyucan y presumiblemente, al menos uno de los occisos que quedaron calcinados, es vecino de santa Isabel Cholula.
Personal de la Policía Federal y policías de santa Clara Ocoyucan, se encargaron de resguardar el sitio de la tragedia. Mientras que fueron los Federales, de la Estación Zaragoza quienes estuvieron a cargo de efectuar las diligencias del levantamiento de los cadáveres para dar parte posteriormente a las autoridades ministeriales.
Minutos antes del fatal accidente, un remolque que transportaba caballos se desprendió del vehículo que lo arrastraba a la altura del kilómetro 17.5 de la federal a Atlixco y volcó. Ahí murieron cinco caballos y uno más estaba agonizando.
Algunas versiones señalaron que el mencionado remolque era arrastrado por la camioneta que transportaba los burros, pero la vinculación entre los dos sucesos no se pudo corroborar por las autoridades, al menos hasta el cierre de esta edición.