Odilón Larios Nava.- A casi cien kilómetros por hora una camioneta de particular se impactó contra la parte trasera de un tráiler que transportaba galletas de la empresa Cuetara en la caseta de la autopista Puebla-Orizaba en Amozoc. El resultado fue que una mujer de 60 años de edad saliera eyectada por el parabrisas y muriera en el sitio, mientras que tres masculinos resultaron lesionados, uno de ellos de gravedad, al parecer el conductor de la unidad e hijo de la hoy occisa.
Los hechos ocurrieron alrededor de las ocho de la mañana de este martes, cuando el tráiler de la marca Freghtliner, unidad 93, con placas 451-VS-5, de la mencionada empresa, se encontraba estacionado en el cuarto carril de la caseta 9-A de peaje pagando la su cuota.
Atrás de él se impactó una camioneta Ford, Windstar, color cereza, con metálicas MFC-90-22 del Estado de México. Se presume que su conductor iba a exceso de velocidad, no se sabe si por eso no le dio tiempo de frenar o si se quedó dormido, incluso no se descartó una falla mecánica, los peritajes a cargo de las autoridades ministeriales determinarán qué fue lo que ocurrió.
Tras el impacto Ernestina Nava Luna, de 60 años de edad, quien viajaba en el asiento del copiloto y no portaba el cinturón de seguridad salió proyectada y la mitad superior de su cuerpo salió de la camioneta, mientras que las piernas quedaron dentro de la unidad. Aunque se activaron las bolsas de aire de la camioneta, estas no pudieron salvarle la vida a la mujer, ya que al no portar el cinturón ella fue proyectada por encima y sólo lograron atorarle las piernas.
Tras el estruendoso choque, los paramédicos de Caminos y Puentes Federales (Capufe) que se encontraban haciendo base en ese sitio, corrieron para auxiliar a las víctimas. De inmediato trataron de reanimar a la mujer que agonizaba, pero minutos después dejó de respirar.
Los lesionados fueron identificados como: Carlos Alfonso Olivares Nava, de 42 años de edad, conductor de la camioneta y probablemente hijo de la hoy occisa; su hermano Isaac; y Margarito Vázquez Bronco, de 46 años de edad. Tras ser estabilizados fueron llevados a los hospitales La Paz y Betania en la ciudad de Puebla.
En este caso el encargado de las diligencias de cadáver fue el Agente del Ministerio Público de Tepeaca, quien inició las investigaciones de rigor.