Jesús López Chargoy, presidente del Puebla de La Franja, se mostró emocionado luego de la convocatoria de licitación pública nacional que el gobierno del estado de Puebla lanzó para escoger a la empresa que ejecutará la obra de ampliación y remodelación del estadio Cuauhtémoc.
“Hace dos semanas tuve una reunión con gente del gobierno del estado y de la Liga, tienen interés en sacar la licitación pública nacional y eso nos pone contentos, en Puebla nos estábamos rezagando y el gobierno está consciente de eso”, comentó el directivo, quien aseguró que el deseo del gobernador es que el Cuauhtémoc será uno de los mejores del país, que este a la par del Omnilife o el de Monterrey.
En ese sentido, López Chargoy precisó que será un proyecto novedoso donde se hará un museo, palcos nuevos, plateas de primer nivel, todo con butaca y una pantalla gigante “reconocemos el esfuerzo que están haciendo ya que es para toda la afición”.
Por lo anterior, indicó que el periodo de ejecución de la remodelación será de cuatro meses, por lo que el proyecto deberá estar concluido a finales de este año, dejando en claro que los trabajos se harán cuando el Puebla no tenga actividad y en caso de que protección civil determine que la afición no pueda ingresar, buscaran que los partidos del Puebla se realicen en el Universitario BUAP.
“La idea es que los trabajos se hagan de tal forma que se realice la mayor cantidad de partidos, hasta que protección civil nos diga lo contrario”, señaló.
En lo que se refiere a la parte deportiva, López Chargoy se dijo molesto por la derrota de 0-4 que sufrieron los Camoteros el pasado fin de semana ante el América “queríamos un resultado diferente, no nos gusta perder, Rubén y los jugadores están consciente de que se hicieron mal algunas cosas. Hay que corregir el miércoles para el duelo del próximo sábado.