La comunidad mexicana –rebasa el millón de connacionales- asentada en Nueva York nombró “Mariscal del Desfile de la Hispanidad” al ingeniero Alberto Jiménez Merino.
Además, por primera vez un poblano es distinguido con la estatuilla “El Quijote” por su invaluable respaldo a los connacionales en programas del campo, orientación y capacitación a través del Manual de Oportunidades de Inversión para Migrantes, radicados en Los Ángeles, California y en La Urbe de Hierro.
El Comité Nacional Hispano por votación unánime otorgó el galardón “El Quijote” al delegado de la Sagarpa y ex Secretario de Desarrollo Rural, Jiménez Merino, señaló Víctor Manuel Romero Silva, representante del Centro Mexicano de Nueva York en México.
UN CORREDOR NO PUEDE EXIGIR
TROFEOS ANTES DE COMPETIR
Visiblemente emocionado y recordando pasajes de su infancia en Tecomatlán, su estadía escolar en Tlaxcala y sus estudios en la Universidad de Chapingo, donde llegó a ser Rector, dijo que estos reconocimientos se los debe a la gente, a sus hermanos del campo, a sus padres, esposa e hijo.
Porque uno se forma y forja en el hogar, en la escuela, en la universidad, en el centro de trabajo.
“Uno no es por uno…” eres por lo que la gente te ayuda, apoya, orienta, educa y brinda la oportunidad de trabajar.
Jiménez Merino machacó:
“Un corredor no puede reclamar trofeos antes de competir, antes de correr”.
En 1971 mi madre me dijo: “vete, prepárate, estudia y triunfa; sólo así podrás ayudarnos y ayudar a los mixtecos.
Y el sexto año de primaria lo cursé en un internado y la secundaria en Panotla, ambas en Tlaxcala. Viví en casas ajenas. Y logré ingresar a la Universidad de Chapingo.
Por ello, en 1991 retorné a mi tierra mixteca, a mi estado, a regresar un poco de lo mucho que ellos me dieron.
NO TENGO NADA DE
QUÉ AVERGONZARME
Dos veces diputado federal y autor de 15 libros puntualizó:
“tengo las manos limpias… nada, absolutamente nada, de qué avergonzarme”.
Y esta estatuilla me compromete a ser mejor. Me obliga a dar lo mejor de mí mismo.
Aclaró, que no asistió al Desfile de la Hispanidad en Nueva York para presidirlo con el grado de Mariscal, ni a recibir la estatuilla de “El Quijote”, por la responsabilidad que tiene en la Sagarpa y por la austeridad que ha marcado el gobierno el Gobierno de la República.
Daniel Gil fue quien acudió con su representación al Desfile de la Hispanidad en Nueva York.
Y Víctor Manuel Romero, representante del Centro Mexicano de Nueva York, vino a Puebla a entregarle el galardón “El Quijote”.