• Bendice el arzobispo Víctor Sánchez Espinoza, figuras de clavos y varillas
La fe y la tradición se conjuntan durante los festejos del Día de la Santa Cruz, dando como resultado expresiones artísticas que surgen de la imaginación de los trabajadores de la construcción. Como ya es una tradición desde hace 27 años, albañiles y plomeros se dieron a la tarea de crear diversas cruces con los materiales que normalmente utilizan en su labor para poder así recibir la bendición del arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinoza, durante una misa especial.
Clavos, varillas, alambre, tubos, entre otros, fueron los materiales que utilizaron los integrantes del sector de la construcción para poder generar cruces que llevaron a bendecir a la capilla de diario del Santuario Guadalupano y además participar en un concurso organizado por la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).
Juan Almonte Martínez es uno de los albañiles que en conjunto con ocho de sus compañeros se dieron a la tarea de crear una de las cruces más grandes del concurso; esta se caracterizó por pesar más de 300 kilogramos.
En este sentido el albañil explicó que su obra está hecha con varilla, clavos y alambre quemado principalmente, el tiempo de elaboración fue de alrededor de un mes y en esta actividad participaron todos los empleados que actualmente laboran en la edificación de un puente ubicado por el boulevard Valsequillo.
Fue durante los tiempos libres cuando los trabajadores buscaban las mejores formas de crear esta cruz; la creación del rostro de Jesús fue una de las partes más complicadas, detalló el Juan Almonte Martínez.
Por su parte el jerarca de la grey católica indicó que este tipo de muestras reflejan las arraigadas creencias de los albañiles, plomeros, entre otros empleados, quienes tienen la responsabilidad de hacer edificios con calidad.
La cruz es uno de los principales signos de la religión católica y de ahí que se conmemora este día, expresó el arzobispo de Puebla.
En otro orden de ideas explicó que uno de los avances que ya se tiene en la construcción del Santuario Gudalupano es la creación de un estacionamiento, el cual tuvo un costo de 8 millones de pesos.
El estacionamiento se ubica a tan sólo unos metros de la capilla de diario, la cual fue la primera etapa de este complejo arquitectónico.
Asimismo Sánchez Espinoza indicó que ya se está desarrollando de manera paulatina la otra etapa de este inmueble, es decir, la Capilla del Santísimo, la cual avanzará conforme a las aportaciones de los fieles católicos.