• Ambos murieron y quedaron con partes del cuerpo mutiladas; las autoridades cree que hay otro, u otros implicados.

Odilón Larios Nava.- Dos hombres se mataron a machetazos en Cuautlancingo, sus cuerpos quedaron tendidos, ensangrentados y mutilados, a un costado del Periférico Ecológico, a la altura de la gasolinera en donde se encuentra ubicada la empresa JCB Puebla, pero en el lado contrario.
El móvil de esta carnicería fue un problema entre un casero y su inquilino. Un hombre de 65 años de edad, rentaba una casa a un varón de 32 años.
Las investigaciones iniciales apuntan a que el par de hombres tenían problemas entre sí. A unos 70 metros del lugar donde quedaron tendidos los cuerpos se encuentra ubicada una casa, esta es propiedad de Remigio Pérez Carrera, de 65 años de edad, el cual rentaba el inmueble a José Gaona Bautista, de 32 años de edad, ambos ahora están muertos.
Las entrevistas que las autoridades policiales hicieron a los familiares de los occisos, indicaron que el sexagenario ya no quería que José y su familia estuvieran ocupando su casa, por lo que llevaba algún tiempo pidiéndole que le entregara el inmueble, pero José se negaba a salirse. Siguiendo con esta línea de investigación, se presume que Remigio este jueves llegó acompañado de uno, o varios hombres, y pretendía sacar de la casa a José.
Esa fue la razón de que se enfrentaran a machetazos en una sangrienta y mortal batalla. El sexagenario murió y poco más adelante fue encontrado el cadáver de José, ambos presentaban múltiples lesiones por machetazos. Incluso tenían partes del cuerpo mutiladas, en el caso de José tenía cortada la mano izquierda a partir de la muñeca, otra cosa que llamaba la atención era el corte en el cuello, un tajo de lado a lado. El sexagenario también presentaba múltiples cortes y golpes.
Se presume que en estos hechos hay involucradas entre una y dos personas más, presumiblemente gente que habría llevado Remigio para que le ayudaran a echar de su casa a los inquilinos. Pero se desconoce quién, o quiénes, son esas personas.
Cabe señalar que en días pasados, según refirió la esposa de José a las autoridades policiales, ambos hombres habían tenido una fuerte discusión y al final de la misma Remigio habría lanzado una amenaza, porque sus inquilinos no querían abandonar la casa.
El lugar donde yacían los cuerpos de estas personas fue asegurado por la policía municipal de Cuautlancingo. Las diligencias del levantamiento del cadáver corrieron a cargo del personal de la Agencia Estatal de Investigación y de los peritos del instituto de Ciencias Forenses.
Se espera que por medio de las investigaciones se pueda dar con las otras personas involucradas en estos hechos. Ya que se presume que José logró matar a Remigio, pero a José lo habrían privado de la vida personas que supuestamente habría contratado el sexagenario.