LA ceremonia de instalación de Casa Puebla D.F. donde funcionarios, diputados de la Ciudad de México, Puebla e Hidalgo, así como invitados especiales de Washington y Nueva York, hablaron de las tareas que tienen pendientes con el movimiento migratorio, como orientación, asesoría, trámites administrativos y respeto a los derechos humanos de la enorme población latina en EU, teniendo a la actriz Carmen Salinas como madrina de dicha ceremonia.
La actriz recordó que conoce bien la problemática de los inmigrantes por ser una persona informada y porque tuvo unas primas que se fueron de mojadas a vivir y trabajar a los Estados Unidos.
Agradeció a Jaime Lucero, titular de Casa Puebla Nueva York, ser distinguida como madrina de tan importante inauguración pues se trata de un organismo que orientará a miles de latinoamericanos en su paso a trabajar y vivir en EU.
Ofreció su presencia, su trabajo, y sugirió que se realicen comerciales para prensa, radio y televisión en los que actuaría gratis a fin de poner su grano de arena para aliviar las necesidades de todos los inmigrantes de habla hispana. Y recordó que según los más recientes sondeos ya radican en el vecino país del norte alrededor de 11 millones de mexicanos.
A pregunta, comentó que le gusta ese país EU, “Pero sólo para visitarlo. No me iría a vivir allá, porque tengo mis muertitos aquí, y aquí también tengo mis querencias”.
Expresó su admiración por todos los latinos que viven allá o están por irse a radicar a EU, porque su esfuerzo productivo los vuelve un orgullo para los países de donde son originarios, y puso como ejemplo a Jaime Lucro, hoy titular de Casa Puebla Nueva York, también fundador de Casa Puebla en Oklahoma y ahora impulsor de Casa Puebla D.F., quien empezó como todos desde muy abajo y hoy, además de su labor social es un próspero empresario textil que da trabajo a 300 personas en ese país.
Antes de retirarse le obsequiaron a la actriz Carmen Salinas un par de artesanías de Puebla: un plato de Talavera y una caja de madera pintada, producto de la artesanía que se hace en nuestro estado.