Ciudad de México.- LA trayectoria de la primera actriz Carmen Salinas, es considerada como un amuleto de buena suerte, por lo que elenco y equipo de producción de la puesta en escena, “Hijas de la mala vida”, le extendieron la invitación para develar la placa por 150 representaciones, en el Teatro Versalles de Monterrey, Nuevo León, el próximo sábado 15 de julio, detalle que acepto con gusto.
La gran amistad con sus colegas, Yaya Mier y Veva Cuervo, protagonistas de la trama de “Las hijas de la mala vida”, fue uno de los detalles que convencieron a Carmen Salinas para volar hasta Monterrey y deleitarse con esta propuesta del dramaturgo mexicano, Humberto Robles, lo que demuestra que la gran “Rosaura”, como se le conoce en el musical “Aventurera”, también se recrea con las artes escénicas más allá de solo actuar o producir.
“He develado casi todas las obras que presentan, siempre me invitan y francamente acepto porque tienen una calidad actoral y un sentido del humor que provoca carcajadas. Es tan bonito reír y ellas tienen esa chispa”, resaltó “Cuquita”, personaje que desempeña en la exitosa serie “Nosotros los guapos”.
Carmen asegura que no ha visto esta puesta en escena, pero por las críticas que ha leído sabe que será una garantía. “Siempre alabó el trabajo de mis compañeras, no escatimó un elogio, cuando lo merecen y Yaya y Veva de verdad que se lo ganan. No dudo que saldré contenta por las magníficas actuaciones y la divertida historia”.
Espera que algún día monten en la Ciudad de México, alguna de las obras que ellas presentan en Monterrey. “Me han invitado para actuar, pero estamos muy lejos, si se animan a traer acá alguna de esas obras, con gusto participó”.
La historia de “Las hijas de la mala vida”, trata sobre el reencuentro de dos viejas amigas que en los albores de la edad en plenitud, se reencuentran en un conocido museo Arte, de la Ciudad de Nueva York, ambas frente al magnifico cuadro de “Las señoritas de Avignon” del pintor Pablo Picasso, para iniciar un debate sobre la pintura desde sus entrañas y no desde la misma obra.

La critica o alabanza de la obra de arte, deriva en los aspectos emocionales, sentimentales y de vida de ambas amigas desatando con ello una ola de recuerdos sobre lo único que hay en común en ellas, que es la misma vida su pasado y su presente.
Una obra divertida de Humberto Robles, bajo la dirección de Renan Moreno, productor Roberto Rangar, que no se deben perder porque la risa que arrancan estará presente a lo largo de obra con las ocurrencias de estas excelentes artistas.