ING. OSCAR LÓPEZ MORALES

El berrinche que hizo ayer Enrique Cárdenas al saberse fuera de la coordinación estatal de Morena, lo que lo deja fuera de la candidatura al gobierno del Estado, lo iguala a los que juzgó en estos tres meses o dos tal vez. Es decir, aunque haya dicho que no llegaba a Morena por una candidatura, sino a sumarse al proyecto de López Obrador, al final resultó que siempre no porque él no fue el “elegido”.
El apoyo que decía tener de académicos y de politólogos de universidades como la Ibero y la UPAEP y de asociaciones más afines a los grupos de la ultra derecha que a los izquierdosos que podría representar Morena, reflejan que hoy en día no hay más ideal que el de llegar al poder, por la vía que sea.
Al final, la gente es la que decidirá por quién vota, una vez que se conozcan todas las opciones.
Mientras tanto, Cárdenas dice que hasta aquí llegó su “efímero” paso por la política.
Salió igual que otros, en fin.

El gobernador del Estado Tony Gali tomó el toro por los cuernos sobre la violencia que se ha registrado contra las mujeres, no solo en los meses que lleva de gobernador, sino desde años atrás, pero que la verdad, no se le había dado la importancia requerida.
Con el programa que lanzó el pasado lunes “De una vez por todas”, para frenar el acoso contra las mujeres, pero también de una serie de medidas institucionales que deberán ir paliando y frenando estas conductas que pusieron a Puebla en el escenario nacional, sobre todo con la lamentable muerte de la joven Mara Castilla y del asesinato de la joven a raíz de un asalto.
En medio de las exigencias más políticas y mediáticas para que se haga la declaratoria de la Alerta de Género para el Estado, desde que inició su gobierno a inicios del año, Tony Gali dio instrucciones para que la política en torno a abordar este innegable problema, fuera modificándose hasta llegar a lo que vimos el lunes.