Los tres cardenales mexicanos tienen pocas posibilidades de ser elegidos para ocupar el cargo del Papa Benedicto XVI, en todo caso de los representantes de la iglesia católica con más probabilidades de obtener este puesto son quienes son muy cercanos al trabajo realizado en el Vaticano, opinó el politólogo de la Universidad Popular Autónoma de Puebla (UPAEP), Manuel Díaz Cid.
El investigador de esta casa de estudios comentó que de América Latina quienes tienen las características para asumir el cargo de Sumo Pontífice son los cardenales de Brasil, aunque también se han manejado nombres de otros líderes.
Asimismo el especialista en el tema señaló que por ejemplo el cardenal de Milán, Angelo Scola es uno de los más influyentes en los diversos movimientos juveniles en Italia y por lo tanto sería un buen candidato.
Otro que también tiene amplias oportunidades es cardenal Leonardo Sandri de Argentina, pues dirige la comisión de obispos de América Latina, consideró Manuel Díaz.
Pero sin duda alguna los que tendrán una mayor influencia en este momento son los cardenales quienes están trabajando de cerca en el Vaticano, recalcó.
De igual forma Díaz Cid manifestó que aun cuando se manejen muchos nombres para ocupar este cargo, generalmente siempre los cardenales con supuestas más posibilidades son quienes al final no se quedan en el cargo.
Un ejemplo de esto es el Papa Juan Pablo II, quien no fue hasta el conclave en su primera etapa cuando se observó que tenía posibilidades de dirigir la iglesia católica, recalcó Manuel Díaz.
DESEMPEÑO DE BENEDICTO XVI
En cuanto al desempeño del actual líder de la grey católica, Díaz Cid expresó que se enfrentó a diversas problemáticas y algunas de ellas las pudo resolver pero otros como los problemas con China nunca tuvieron una solución.
Algo a reconocer de Benedicto XVI es el enfrentar el tema de la pederastia pues el pedía que fueran entregados a la justicia todos aquellos presbíteros quienes hubieran sido parte de este tipo de crímenes.
También sobresalió en el tema de la investigación de lavado de dinero de la iglesia católica pues se inició una investigación para verificar esta situación, aunque aún se espera la resolución, afirmó Manuel Díaz.
Por último el investigador de esta casa de estudios señaló que el nuevo representante de la iglesia católica deberá enfrentarse a la posmodernidad, el cual se caracteriza porque la sociedad deja de confiar en instituciones como la iglesia o los partidos políticos.