• Sentido adiós dieron “muerteros” a su amigo y colega en Tlalpetango, Tlaxcala.
  • Carrozas de Puebla, Cholula, Tepeaca, Tlaxcala e Hidalgo se dieron cita para al último adiós.

 

Odilón Larios Nava. – Asesores funerarios de diversos municipios y empresas, en cerca de 70 carrozas fúnebres, se dieron cita en Tlaltepango, Tlaxcala, para despedir a uno de sus amigos y compañero de oficio. Este desfile sin precedentes llamó la atención de los pobladores del lugar, quienes salieron a las calles y algunos desde sus casas registraron el paso de los vehículos.

“Muerteros” – como ellos mismos se llaman – acudieron desde Puebla, Cholula, Tepeaca, Tlaxcala y hasta del estado de Hidalgo, para dar el último adiós a Germán Pincen Malcos, de 19 años. Este joven pereció el pasado viernes por la madrugada, atropellado en la autopista Puebla-Córdoba, a la altura de La Resurrección. Este deceso fue muy sentido en el ramo funerario ya que el joven es hijo de un empresario del ramo, quien es muy reconocido y apreciado.

Pincen Malco, es hijo de German Pincen Coyotl, propietario de Funerales San José Norte, en donde muchos de los actuales asesores funerarios laboraron en algún momento y donde se hicieron sus amigos, así como de sus padres.

Es por ello, que en un hecho pocas veces visto, los asesores de las diversas empresas funerarias acordaron acudir a rendir sus respetos a la familia de Germán y a organizarse en caravana con sus respectivas carrozas para acompañar al joven hasta el panteón de Tlaltepango, Tlaxcala, en donde tiene su última morada.

Previo al entierro se llevó a cabo una misa de cuerpo presente en la iglesia de Tlaltepango. Después sus amigos motociclistas se organizaron para encabezar el cortejo, inmediatamente atrás, sus amigos más jóvenes cargaban el féretro blanco, seguidos de una multitud a pie, en donde sobresalían los globos blancos y una banda musical.

Inmediatamente después seguía la larga fila de carrozas que cargaban múltiples arreglos florales y que hicieron sonar sus cláxones. Este acto nunc a antes visto en Tlaltepango, llamó la atención de los vecinos, que salían a las calles o desde sus casas tomaban imágenes con sus videos.

“Venimos a acompañar a la familia, a despedir a Germán, que era nuestro amigo. A la familia le deseamos pronta resignación” externaron algunos de los asesores funerarios. “A todos nos toca”, enfatizaron.