• La mató su amante, cuando ella decidió terminar la relación.

Odilón Larios Nava.- Fue esclarecido el homicidio de la mujer que fue encontrada en aguas del río Atoyac a la altura de la colonia La Carmelita. Según el reporte oficial de la Fiscalía General del Estado (FGE) fue su expareja sentimental quien la privó de la vida y la decapitó.
Las investigaciones de la Agencia Especializada en Investigación de Homicidios, determinaron que el inculpado mató a esta mujer cuando ella le dijo que daba por terminada la relación. Cabe señalar que él es casado y mantenía una relación extramarital con la hoy occisa.
De acuerdo con reportes de la (FGE) el presunto homicida responde al nombre de Jesús Hernández Martínez, quien mantenía una relación sentimental con Diana Berenice Lugo Aldana, de 35 años de edad.
Reportes recopilados por este diario, indicaron que Jesús Hernández, es casado y Diana Berenice era su amante. La mujer se había cansado de esa situación sentimental y por ello decidió acabar con esa relación.
Sin embargo Hernández Martínez le habría dicho que si no era para él no sería para nadie. Así es que la asesinó causándole lesiones con arma blanca. Después decapitó el cuerpo y lo lanzó a las aguas del río Atoyac a la altura de la autopista México-Puebla.
Desde ahí, el cuerpo fue arrastrado hasta la represa ubicada a la altura de la colonia La Carmelita en donde fue encontrado por los vecinos, que fueron quienes dieron parte a las autoridades. Cabe señalar que no fue localizada la cabeza.
El cuerpo fue localizado gracias a algunas características peculiares. La mujer fue reportada como desaparecida desde el pasado sábado, la última vez que la vieron fue comprando tamales por la mañana de ese día en el crucero de san Felipe Hueyotlipan, después de que salió de trabajar.
Sus familiares reportaron su desaparición por medio de redes sociales, se informó que medía 1.60 de estatura y que contaba con 35 años de edad. Entre las características destacaba que le faltaba la “falange del pulgar derecho”. Cabe destacar que la necropsia de ley descartó que la mujer se encontrara embarazada.
Una vez que las autoridades descubrieron el cadáver, cruzaron la información con los familiares de Diana Berenice, y éstos reconocieron el cuerpo, pese a no haberse encontrado la cabeza.
A partir de ese momento las autoridades tuvieron información que les permitió vincular a Hernández Martínez con el violento homicidio.

EL PARTE OFICIAL

Por las características que proporcionaron los familiares que denunciaron la desaparición, así como las primeras indagatorias, se reconoce el cuerpo de la víctima como el que en vida respondió al nombre de Diana Berenice Lugo Aldana.
Con base en lo anterior, elementos de la Agencia Estatal de Investigación y el agente del Ministerio Público realizaron investigaciones sobre el ámbito personal y laboral en el que se desempeñaba la hoy víctima, obteniendo información de que la persona con la que mantuvo una relación sentimental y aún la pretendía, es Jesús Hernández Martínez.
En el primer momento de la investigación fue ubicado el sujeto en mención a bordo de un vehículo Pointer, en dicha unidad se localizó evidencia que está vinculada con la desaparición y muerte de la joven. Una vez que personal de la Fiscalía de Puebla se identificó, el sujeto de manera inmediata ofreció dinero y el vehículo para evitar que fuera entrevistado.
De acuerdo con las diligencias realizadas hasta el momento, se sabe que la ahora occisa después de mantener una relación sentimental por un año con Hernández Martínez, decidió concluirla, no obstante el sujeto siguió pretendiéndola, y ante un nuevo rechazo, decidió privarla de la vida y deshacerse del cuerpo arrojándolo en el cauce del río Atoyac.