• Vapulearon al padre de una joven a la que pretendían atracar.
• Los vecinos salieron y golpearon y capturaron a dos de los rufianes.

Odilón Larios Nava.- Dos ladronzuelos fueron atrapados por vecinos de San Jerónimo Caleras; un tercer delincuente logró escapar. Los maleantes pretendían arrebatar su mochila a una estudiante, ésta puso resistencia, su padre y madre la defendieron. Los ladrones sometieron a la mamá y vapulearon al papá. Afortunadamente para esta familia los vecinos salieron en su auxilio y les brindaron apoyo.
Lo anterior ocurrió el martes por la noche, en inmediaciones de la entrada principal del centro escolar Gregorio de Gante, en Camino Real a San Jerónimo y la Cerrada Gregorio de Gante.
La joven agraviada de nombre Susana, de 22 años de edad, asentó en su declaración ministerial que caminaba por el lugar, se había adelantado unos metros a sus padres. Al llegar al punto antes señalado, tres delincuentes le bloquearon el camino e intentaron arrebatar la mochila.
Ella se opuso y forcejeó con los maleantes. Sus padres de inmediato acudieron a defenderla. Uno de los delincuentes empujó y derribó a la mamá. Mientras que los otros dos se abalanzaron contra el papá y lo golpearon salvajemente.
Las dos mujeres gritaron pidiendo ayuda con todas sus fuerzas, los vecinos, aunque con temor, salieron a auxiliar a la familia agraviada. Al ser ya mayor en número que los ladrones se dieron valor y lograron retener a dos de ellos, el tercero alcanzó a escapar.
Al llegar la policía los dos delincuentes fueron plenamente identificados por sus víctimas, por lo que quedaron detenidos y a disposición del Ministerio Público. Se identificaron con los nombres de Dionicio M. N. e Iván G. R.
La joven Susana acudió a presentar su declaración esa misma noche, mientras que su padre debió aguardar hasta la tarde de este miércoles cuando fue dado de alta del hospital al que fue llevado por la paliza que recibió de los delincuentes.