Por Víctor Gutiérrez / Puebla
Tras el exitoso funcionamiento de la red de captación de agua pluvial que fue instalado en la facultad de Economía de la BUAP, y que le ha permitido un ahorro sustancial de más de 60 mil pesos en la compra de pipas, la máxima casa de estudios proyecta la instalación de este sistema en otras dos unidades académicas ubicadas en Ciudad Universitaria y el Complejo Cultural Universitario.
El objetivo de este proyecto es la de captar alrededor de 922 mil millones de metros cúbicos al año, una vez que la red quede operando en las facultades de Ingeniería Química y en la de Ciencias de la Comunicación, que son puntos estratégicos para obtener el mayor porcentaje de captación del vital líquido y ahorro monetario, tras dejar de comprar pipas de agua para el abastecimiento de servicios básicos.
Así lo dio a conocer el subdirector de Obras de la BUAP, Jorge Antonio Rodríguez, mismo que mencionó que el sistema servirá para abastecer al menos cinco edificio de la facultad de Ingeniería y tres más para el complejo de la facultad de Ciencias de la Comunicación en el CCU.
De acuerdo a lo planeado hasta ahora, explicó el funcionario universitario, el proyecto pretende captar de manera adicional más de 865 millones de metros cúbicos, que se habrán de almacenar en unos pozos de absorción, para ser usados en tiempos de sequía.
cabe destacar que el proyecto piloto fue desarrollado por el Centro Universitario de Prevención de Desastres Regionales (Cupreder), la Dirección General de Obras de la BUAP y los miembros de la unidad académica de Economía, al cual decidieron denominar o nombrar como “Apantli”.
Este proyecto de gran impacto ecológico tiene por objetivo captar las precipitaciones pluviales que azotan sobre los campus de la universidad, y a través de varios canales de PVC se concentra y canaliza en dos cisternas especiales que a su vez sirven para impulsar el vital líquido a sitios donde se necesitan como los sanitarios o laboratorios de esos complejos académicos.
Pero como lo preciso José Antonio Rodríguez, el primer uso que se le hará a ese reciclaje de agua será para servicio de los sanitarios de cada unidad académica, con lo que la BUAP se estaría ahorrando más de 60 mil pesos por cada unidad de pipas que gastaban para abastecerse del vital líquido y responder así a la demanda de los estudiantes.
También es importante señalar que la máxima casa de estudios contempla a futuro ampliar esa red, pero por el momento en este año se empezará con las facultades de Ingeniería y Ciencias de la Comunicación.