Por Patricia Moreno Sánchez

Monseñor Felipe Pozos Lorenzini, Obispo Auxiliar de Puebla, reiteró el rechazo a la violencia registrada la semana pasada en Acatlán de Osorio, donde dos hombres fueron linchados por una turba.

En este sentido, reprobó que en algunos casos, las campanas de los templos católicos se usen  para llamar a la  violencia, como ocurrió  en este caso.

“Recordamos que las campanas son un instrumento para llamar, para anunciar, la celebración del culto, para llamar a la eucaristía, no para llamar a la violencia, para incitar a la división” aseveró.

Lo anterior, luego de que a través de las redes sociales, se evidenció que habitantes de la comunidad, tocaron las campanas para concentrar al pueblo en la plaza principal, para luego linchar y quemar vivos a los dos señalados.

El prelado, aclaró que el templo de Acatlán de Osorio, pese a ubicarse en territorio poblano, pertenece a la Diócesis de Huajuapan de León Oaxaca, no a la Arquidiócesis de Puebla.

No obstante, hizo nuevamente el llamado a los párrocos de los templos y a las poblaciones  a no hacer uso de las campanas para llamar a la violencia y lo más importante, no hacer justicia por propia mano.  

Al mismo tiempo, declaró que serán las autoridades, quienes determinen y sanciones a los responsables de estos hechos violentos.

Lo anterior en breve entrevista al término de oficiar la misa dominical en Catedral, en sustitución de Monseñor Víctor Sánchez Espinosa, Arzobispo de Puebla.