Muy buen día tenga usted, estas notas que me permite compartirle, guardan un especial significado para mí, versan sobre el milagro de la vida, sobre el desarrollo del ser humano, sobre el día a día de nuestro existir, sobre el privilegio de ser padre.
“Me cambiaste la vida, aún se encuentra presente la inmensa emoción de verte y sentirte por primera vez, hace años ya, y hoy, con el simple hecho de cerrar los ojos, regreso a ese momento; nosotros, muchos, esperando tu llegada, tu mami amorosa en el quirófano, nervios y oraciones afuera, de pronto tu llanto, alegría, mucha alegría, ya nació dijimos todos, camino por el pasillo rumbo al cuarto y veo a la enfermera con un bultito en los brazos, me acerco, pregunto y responde, “es su hija” me quedo mudo, paralizado, extasiado con tu presencia.
Así inicia nuestra historia, esa agradable historia que me permite escuchar de tus labios las palabras papá, papi o “ya pa” es cierto que en el camino han existido momentos difíciles y tristes, pero es también cierto que han sido más las alegrías y triunfos y que bien sabes que tienes en el cielo dos ángeles que te cuidan.
Así es que el paso del tiempo presenta ante mí a una hermosa quinceañera, felicidades hija, ponte una meta y persíguela con vehemencia, lucha por ella con firmeza y has de su logro una manera de existir, se feliz.
Que este aniversario que es muy significativo, sirva para que reafirmes objetivos, ponte metas amplias, sueña y sueña en grande, anhela y trabaja arduamente en pos de tus ideales. La vida es un constante reto y tú tienes el carácter y las herramientas necesarias para avanzar.
Tienes el coraje, la voluntad y la nobleza para afrontar tu tiempo y tu momento; tu veta de amor es basta y es fecunda, cuentas con inteligencia suficiente para elegir caminos y tomar decisiones, eres parte de una generación, que hoy más que nunca es la mayor esperanza de nuestra patria, una generación de jóvenes que se preparan, que inquieren, que tienen la rebeldía en la sangre y saben que la mejor ruta esta en prepararse, en ser propositivos, activos y dinámicos.
Antes llegar a esta edad, significaba presentar ante la sociedad a una mujer lista para el hogar, hoy, significa desde mi punto de vista muy particular, presentarle a una joven, una sociedad que demanda lo mejor de sus mujeres y hombres, presentarle una gama de posibilidades y oportunidades en el área académica y laboral, mostrarle a esa joven la diversidad de roles que ansían ser cubiertos, tu género hija, ha exigido, luchado y afortunadamente ganado espacios, es tu turno, seguro estoy lo harás bien.
La diferencia entre ser feliz y no serlo, radica en el enfoque que le des a las cosas, por ello disfruta lo que haces y vívelo a plenitud, recordando siempre que al igual que en nuestra madre naturaleza, también en nosotros existe un tiempo y una edad para cada situación; se honesta con tus sentimientos, respeta y respétate, ten la capacidad de amar sin temor, mientras mejores cosas brindes, mientras mayor sea la nobleza de tus acciones y en tu corazón se anide la armonía, mayor será tu paz interior, recuerda la vida te devuelve lo que tú le das.
Nadie puede dar lo que no tiene, para brindar tienes que crear y generar, tanto lo tangible, como lo que no lo es. Recuerda que tu competencia sea siempre personal, tú eres tu propio parámetro, nadie más conoce el esfuerzo, el empeño y la disciplina aplicada a tus actividades que tú misma, no escatimes energía en nada.
En cualquier lugar y tiempo, en la adversidad y en los triunfos, en las tristezas y alegrías, con tus errores y con tus virtudes, por siempre te amo, te amamos, estamos muy orgullosos de ti.
Gracias por inundar nuestros días de alegría y gracias al arquitecto del universo por bendecir nuestras vidas con tu presencia, felices XV”
Mil gracias por acompañarme en esta columna, seguramente usted tendrá también mucho que agradecer a la vida, nos leemos pronto.