• El tanque de combustible explotó, el conductor murió calcinado, el copiloto logró salir pero a pocos metros murió.

Odilón Larios Nava.- El conductor y copiloto de un tráiler, perdieron la vida al caer al fondo del puente Los Molinos, en la carretera federal Puebla-Atlixco. La caída fue desde 30 metros, el tanque de combustible explotó, el conductor quedó calcinado y el copiloto logró salir pero a pocos metros del lugar se murió. Los dos varones se encuentran en calidad de desconocidos, el fuego acabó con todos los documentos que había en el interior de la unidad.
Los hechos ocurrieron este lluvioso miércoles alrededor de las 11:00 horas, en el Puente Los Molinos en Atlixco, en la carretera federal. El tráiler circulaba con dirección Atlixco a Puebla.
Según los primeros reportes el tráiler pudo quedarse sin frenos y esa falla mecánica ocasionó que el conductor perdiera el control del pesado vehículo, chocara contra los tubos de contención y la caja seca quedara volando, el peso de ésta hizo caer a la unidad con todo y el tractocamión. La caída de 30 metros hizo que al impacto el tanque de combustible explotada y el tractocamión quedara calcinado al 100 por ciento.
El conductor quedó calcinado en su totalidad, sus restos fueron hallados dentro del vehículo. El cadáver del copiloto se encontró fuera de la unidad, a unos tres metros. Se piensa que el hombre, quien presentaba quemaduras en el 50 por ciento de su cuerpo, logró salir e intentó escapar de la muerte pero ésta lo alcanzó minutos después.
Personal de bomberos, protección civil y paramédicos, además de seguridad pública de Atlixco y del estado, acudieron para realizar la extracción de los cadáveres y del vehículo.
Las diligencias de los levantamientos de cadáveres corrieron a cargo del Agente del Ministerio Público de Atlixco, quien inició la averiguación previa 390/2016. En ese expediente los dos occisos quedaron en calidad de desconocidos número 5 y 6.
Dentro de la unidad todos los documentos que pudieron servir para identificar a estos hombres quedaron calcinados, lo cual dificultará los trabajos periciales y hará más extenso el proceso de devolución de los cuerpos a los deudos.