• El conductor del microbús, unidad 23, se quedó sin dirección y arrolló a un ciclista.

Odilón Larios Nava.- Nuevamente un percance causado por el transporte público cobró una vida humana en la ciudad de Puebla. En esta ocasión la unidad 23 de la ruta 18, se quedó sin dirección en la 14 Oriente a la altura del Puente de La Providencia, y arrolló a un hombre que viajaba a bordo de una bicicleta, el quincuagenario pereció casi de forma instantánea.
El mortal accidente ocurrió minutos después de las cuatro de la tarde de este lunes, un hombre que se dirigía en bicicleta a su domicilio después de su jornada laboral, y en el punto antes referido, la unidad del transporte público lo embistió. El hombre salió proyectado y su cuerpo chocó contra la banqueta, sufrió lesiones que le cobraron la vida casi de forma instantánea.
La bicicleta quedó deshecha bajo la parte frontal del microbús. El conductor del transporte público escapó del lugar, dejó abandonada la unidad con placas de circulación 652-790-S.
Algunos de los vecinos que salieron a ver lo que ocurría después de escuchar el sonido del choque del autobús contra el ciclista, dijeron que se percataron como se iba del lugar el conductor y una pareja, según esta versión iban pocos pasajeros a bordo.
Estas mismas personas mencionaron que cuando llegaron los servicios de paramédicos, comenzaron a realizar reanimación cardiopulmonar al ciclista, pero poco después dejaron de hacerlo, pues el hombre había muerto.
Peritos de la dirección de tránsito municipal y policías del estado, acordonaron el lugar donde se encontraba el cadáver y aseguraron la unidad. Minutos después arribó el Agente del Ministerio Público Especializado en Delitos Culposos de la Delegación Oriente para realizar las diligencias del levantamiento del cadáver.
El hombre fue identificado como Jorge Casquera Cortés, de 55 años de edad, ello gracias a una credencial de elector que portaba con él. Cabe destacar que durante las diligencias del levantamiento del cadáver su teléfono celular no dejaba de sonar, era su familia que lo buscaba.
Los familiares al enterarse por medios de comunicación que había ocurrido un percance que había cobrado la vida de un ciclista y al conocer que era dentro del trayecto que tomaba Jorge, acudieron a enterarse, presintiendo que podría ser él. Al entrevistarse con las autoridades, éstas confirmaron que se trataba de su ser querido, y les indicaron los trámites a seguir para hacer la reclamación del cadáver.
De acuerdo con los primeros peritajes, y tras revisar la unidad, se determinó que el vehículo 23 de la ruta 18, sufrió una falla en la dirección: “no tenía dirección”, dijo una fuente policial consultada. “Sin dirección, no hay manera de controlar una bestia – microbús – como esta”, dijo la fuente consultada. Y aclaró que en definitiva el responsable del percance fue el conductor de la unidad de transporte público.
Cabe señalar que apenas el viernes pasado, a aproximadamente 3 kilómetros de distancia, en la colonia Casa Blanca otra unidad de transporte público – ruta 67, unidad 307 – mató a dos niñas.