Para potenciar sector energético, participaron el Rector Alfonso Esparza Ortiz y Óscar Roldán Flores, titular del Centro Nacional de Información de Hidrocarburos
La BUAP y la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) signaron un convenio de colaboración, a través del cual se formalizarán los mecanismos y condiciones de trabajo que permitirán a la comunidad universitaria acceder a la información que sobre el suelo mexicano ha recopilado el Centro Nacional de Información de Hidrocarburos (CNIH), durante más de 20 años. Con ello, se buscan potenciar la formación de talento humano de primer nivel y el sector energético nacional.
En la Sala Multimedia del Complejo Cultural Universitario, el Rector Alfonso Esparza Ortiz señaló que con este convenio, la BUAP compartirá las ventajas tecnológicas de su Laboratorio Nacional de Supercómputo del Sureste Mexicano (LNS), con capacidad para procesar la gran cantidad de datos geológicos, geofísicos, de petrofísica y petroquímica, entre otros, que el CNIH pondrá a disposición de los universitarios.

De esta forma, se aprovechará el capital humano, técnico y de infraestructura, se apoyarán los objetivos de operación del LNS y se incentivará la investigación científica de alto impacto en la Institución, a partir de la vasta información sobre las actividades de reconocimiento y exploración superficial, exploración y extracción de hidrocarburos, estudios de sísmica de reflexión y refracción, registro de información de pozos y estratigrafía de los pozos.

Tras felicitar al Rector Alfonso Esparza por su destacada gestión al frente de la Universidad, el subdirector de Educación Superior de la SEP federal, Salvador Jara Guerrero -testigo de honor en dicho convenio, primero en su tipo de la CNH- se refirió a la BUAP como la institución educativa más importante de Puebla, ejemplo en vinculación academia-sector productivo y de trabajo en equipo, “aspectos fundamentales para la formación de nuestros estudiantes”.

Por su parte, Óscar Roldán Flores, titular del CNIH, comentó que desde su creación, en 2014, este centro ha solicitado a Pemex y el Instituto Mexicano del Petróleo la transferencia de toda su información a un único repositorio que tienen bajo su administración. “Este convenio es el primer paso para que la información se democratice, para que esta base de datos, propiedad del país, esté al servicio de las instituciones públicas y de quienes generan conocimiento y forman a los profesionistas en el área”, destacó.

Gracias a esta colaboración estratégica, la comunidad académica de la BUAP accederá a información real e histórica del entorno petrolero de México, para proyectos de investigación; se formarán estudiantes e investigadores en el análisis de datos de interés de la industria del petróleo y gas (Oil & Gas), así como de perfiles especializados en el análisis e interpretación de datos de este sector. Asimismo, se establece la posibilidad de lucrar con los productos derivados.

Aunado a lo anterior, la BUAP tendrá mayor visibilidad ante las nuevas empresas privadas autorizadas para hacer prospección petrolera en el país, como una institución especializada, experimentada y con infraestructura adecuada ara realizar trabajos y servicios en el tema.